Meditación Ho’oponopono de Inclusión Sistémica

Meditación Ho'oponopono de Inclusión Sistémica

La vida misma siempre te invita a profundizar en ti mismo e integrar las polaridades para tu transformación, que a su vez está al servicio de la energía vital. Y se manifiesta en el equilibrio de dar y recibir. Cuando una persona reconoce que se parece a sus padres más de lo que aborrece y no le gusta de ellos…en esa medida empieza a sanarse emocionalmente y espiritualmente. Pues, cuando no incluimos a nuestros padres en nuestro corazón y los aceptamos tal cual son tendremos muchísimos problemas en todas nuestras relaciones. Continuamente, surgirán problemas de comunicación con todas las figuras de autoridad. Funcionan como espejos que nos invitan a ver todo lo que eres y lo que no eres. Todo es Energía. Todo es posible. Todo es un proceso. Todo sirve para aprender. Todo sirve para sanar las heridas de tu alma. Y esto requiere mucho tiempo. No es instantáneo. 

Busca un lugar cómodo para relajarte y cerrar tus ojos. Luego conecta con tu respiración. Respira. Observa atentamente cada respiración profunda. Inhala amor y exhala problemas. Inhala luz divina e exhala luz. Inhala amor y exhala amor. En cada afirmación visualiza a tu “Yo Adulto”. Sí. Como siempre sugiero que grabes un audio con esta meditación guiada. Escúchala cada vez que sientas es conveniente para manifestar la “Ley Metafísica de la Unidad”.

Esta meditación te hará desarrollar una mirada compasiva con todos los excluidos de los sistemas en los que te desenvuelves. Incluso es maravillosa para transmutar y hacer alquimia espiritual. Implica en una conexión amorosa con la unidad. Maestría es la que desarrollas en esta reencarnación cuando te expandes en luz de amor  en cada relación con los demás.  

Meditación Guiada: 

“Respeto mi dolor emocional y tu dolor emocional. Te libero y me libero. Te libero y me libero. Te libero y me libero. Te amo, te acepto, te respeto y te apruebo. Respeto el dolor de mi sistema. Amo, acepto, respeto y apruebo a toda  la familia de la cual vengo. Yo amo, acepto, respeto y apruebo la familia de la cual vienes. Amo, acepto, respeto y apruebo mi pasado, mi presente y mis futuros posibles. Amo, acepto, respeto y apruebo tu pasado, tu presente y tu futuro. Amo, Amo, acepto, respeto y apruebo la vida tal cual es, mi mundo y mis circunstancias. Amo, acepto, respeto y apruebo a mi “Yo Niño”, mi “Yo Adolescente” y a mi “Yo Adulto”. Respeto esa necesidad de ser invisible de algunos miembros de mi sistema por tanto dolor. Respeto esa necesidad de esconder la luz y el amor a los demás. Y siento mucho por las veces que cargo con los asuntos de vida de los demás, eso no contribuye al crecimiento. Lo siento. Perdóname por las veces que cargué a los demás con todos mis asuntos para que los resolvieran. Perdón, lo sumo. Me libero y te libero de toda responsabilidad que no corresponde. Te perdono y me perdono. Te perdono y me perdono. Te perdono y me perdono por todas las veces que mal gasto mi energía vital, me estanco, me frustro, no cerrando los ciclos de la vida. Lo siento. Perdóname. Asumo la sanación de mi agresividad desde mi estado adulto. Y me hago cargo de mis realidades, mis heridas, mis bloqueos, mis líneas del tiempo, mi situación, mis palabras, mis sentimientos, mis acciones, mi cuerpo, mi mente y mi alma. Yo Soy responsable. Tú eres responsable de lo tuyo, y te pido amorosamente que asumas la sanación de tu agresividad. Te libero y me libero. Te libero y me libero. Te libero y me libero de toda energía discordante. Te amo, te acepto, te respeto y te apruebo. Yo pertenezco y tú perteneces a este sistema ahora. Te amo. Gracias.  Infinitas gracias. Gracias a todos mis Maestros. Gracias a todos los conocimientos,  informaciones y saberes para manifestar el orden divino aquí y ahora. Gracias a todos lo que no están en mi Sistema ahora por crear espacio para los otros. Gracias a mis Guías Espirituales. Gracias a mis padres y todos los miembros de mi Clan Familiar. Gracias a todas las personas que entran a mi camino de vida y a todas las personas que se van. Pido al Creador que cada espacio vacío que dejan en mi sistema sea llenado de luz, amor y lecciones aprendidas. Aquí y ahora si mi mirada cambia, todo cambia. Reconozco que los problemas los fabrica el EGO. Así que abrazo la energía de todo cambio de vibración. Yo cambio y tú cambias. Todo cambia. Te amo, te acepto, te respeto y te apruebo. Lo siento. Perdóname. Te amo. Gracias”. 

Imagen de Benjamin Balazs en Pixabay



Deja tus comentarios aquí: