Meditación para sanar heridas y traumas de infancia

Meditación para sanar heridas y traumas de infancia

Vamos a repararnos. Sí. Biodecodificar nuestras emociones atascadas en nuestro subconsciente. En primer lugar es necesario que grabes un audio con todo este escrito de esta maravillosa meditación. Lee despacio y con tranquilidad para que pronuncies cada frase sanadora de forma muy clara. Esta meditación conecta con la sanación de cualquier evento dramático, o heridas de infancia. Ya que todas las heridas emocionales causan síntomas y enfermedades. 

Solemos crecer cuando más nos lastiman. Trascendemos los eventos o momentos maestros para nuestra evolución, crecimiento personal y progreso. Sí, es una certeza. Y se manifestara el Bien Mayor en cada instante de tu vida. Pues detrás de todo el horror que viviste hay un bien escondido. Lo sé. Lo certifico desde mis experiencias de vida.  Y tú que estás por comenzar esta meditación eres muy valioso y valiente. 

Transmutarás cada herida y cada hecho doloroso de tu pasado. Poco a poco, en tu proceso de sanación. Sentirás alivio. Serás responsable de ti mismo y de todo lo que sientes y vives. Tu liberación será como un exorcismo. Tu gran tesoro es encontrar eso tan positivo en esa experiencia tan amarga. Es bueno saber que, por ejemplo,  la herida de rechazo te condiciona para tener muy bajo peso, y la herida de abandono hace que tengas sobrepeso. Así que elige un solo evento que quieras reconocer y trabajar. Se reparan tus pensamientos, emociones y sentimientos con mucho amor propio. 

Por favor, sí. Gracias. Encuentra un lugar cómodo para cerrar tus ojos y conectarte con tu respiración. Te invito a reconciliarte con la vida misma con esta maravillosa meditación. Respira profundamente y suelta. Ahora, busca en tu memoria la primera vez en que te sentiste rechazado o abandonado. Conecta con el evento que quieres reparar. Busca mentalmente en tus recuerdos a la persona que te rechazó o te abandonó. Sí.  Cuando ya tengas claramente el evento y la persona que te hizo sentir de manera tan negativa vas a cerrar tus ojos y escuchar el audio con tu meditación. Ahora cierras tus ojos. 

Siente como una luz muy amorosa envuelve todo tu cuerpo. Observa los tonos blancos y dorados, colores maravillosos de la luz divina que envuelve tu cuerpo físico. Eres luz. Eres amor. Inhala amor y exhala amor. Respira. Respira profundamente viarias veces. Respira. Y visualiza a la persona que te hirió. Está frente a ti, mirándote a los ojos. Y punto. Sin drama. Tú sabes bien el por qué sentiste que te lastimaron. Asúmelo sin juzgarte mal, con dureza hacia ti mismo/a. Es tu responsabilidad sanar y liberarte de memorias erróneas. Libero y me libero de todas estas memorias erróneas. Imagina que empiezas a decirle todo lo que te hizo sentir mal y te lastimó. Le reclamas sin justificarla… no le digas “te comprendo porque tú sufriste mucho”. Le reprochas sus acciones negativas y discordantes. Reclámale todo lo que quieras…hasta en voz alta. Que tu voz sea desde el “Yo Adulto”. Si te liberan las groserías, se las puedes decir. Exprésate libremente, si esto te libera. Asegúrate de que quede muy en claro cómo te hizo sentir con lo que te hizo. Ok. Ya lo hiciste. Ahora siente y piensa por qué esa persona te hizo  sentir tan mal.  ¿Qué habrá vivido él o ella para actuar de esa manera tan negativa? ¿Por qué es así?  ¿Por qué hace tanto daño?… ¿Qué le habrán hecho a él o a ella? Si sabes algo, tráelo a tu mente ahora. Imagínalo si crees no saber nada. Usa tu intuición. Si es un abuso sexual, pues imagina cómo lo abuzaron desde niño. Si es abandono, siente cómo vivió su abandono. Tu corazón sabe y siente lo que esa otra persona vivió desde niño, para que te haya lastimado a ti de esa manera. Respira profundamente. Respira. Inhala luz violeta y exhala problemas. Inhala luz violeta y exhala tristezas. Aquí y ahora libero y me libero de todas estas memorias erróneas. Siente. Piensa. ¿De qué te sirvió a ti de que esa persona te haya lastimado de esa manera tan terrible? Tienes el poder de transformar lo negativo en positivo. Piensa. ¿Para qué me sirvió todo el daño que esta persona me hizo?… ¿para qué me sirvió que esta persona me abandonara, me humillara…me golpeara? ¿Para qué me sirvió su infidelidad? Busca lo positivo de esta situación. Estoy segura de que lo encontrarás. Y respira profundamente. Te quiero invitar a que pases del reclamo al agradecimiento. Agradece todo. Dile gracias por todo (lo bueno y lo malo). Gracias. Y conecta con tu respiración. Inhala amor y exhala agradecimiento. Inhala paz y exhala paz. Respira. Agradezco a esa persona que me hizo daño…pues gracias a ella/él  tú eres la persona en la que te has convertido actualmente. Agradécele por mostrarte el cómo no se debe actuar y hacerle daño a los que le rodean. Agradécele por todo lo que te mostró como un gran espejo.  Gracias a la vida misma. Tomo y agradezco la vida como el mejor regalo que he recibido. Elevo mi nivel de consciencia para ser mejor cada día. Y toma conciencia, esa persona que te lastimó sigue frente a ti. Dile que ya no lo vas a juzgar más. No harás más juicios sobre el daño. No más juicios sobre lo sucedido. Es pasado. Despídelo. Y visualiza que esa persona se va.  Perdónate por lo vivido. Toma conciencia de tu sanación. Perdónate. Toma conciencia de la liberación de memorias erróneas. Siente como tú eres la unión perfecta del Padre Cielo y la Madre Tierra…Eres la conciencia del Amor en la Materia. Y con cada respiración profunda te vas a sentir mejor. Todo está bien ahora. Chequea ¿Es ligero o pesado mi cuerpo y mi mente? ¿Es más ligero con cada respiración?  Me siento más tranquilo y ligero. Me siento más feliz. Me siento perfectamente bien. Sí. Gracias. Y sin abrir tus ojos quiero que te concentres en tu respiración. Sí. Respira profundamente varias veces. Aquí y ahora conecta con la tranquilidad. Y con cada respiración toma conciencia del acto simbólico que acabas de hacer. Libero y me libero de todas estas memorias erróneas. Yo Soy libre. Yo Soy libre. Yo Soy libre. Respira profundamente. Respira luz divina. Respira y abre tus ojos lentamente. Gracias. Te amo.

Tú sabes que eres un ser de amor puro. Esa es tu esencia. Eres amor y luz.

En positivo. Por supuesto, que lo vivido te ha hecho muy fuerte. Lo vivido es tu fortaleza y tu sabiduría actual. ¿Para qué me sirvió esa experiencia de vida?

Foto de Shashi Chaturvedula en Unsplash



Deja tus comentarios aquí: