Meditación Thetahealing al 7mo Plano de la Existencia

Meditación Thetahealing al 7mo Plano de la Existencia

Te doy la bienvenida a la Meditación Thetahealing: Busca un lugar cómodo y agradable. Te sugiero que el lugar sea lo más silencioso posible. Siéntate y disfruta  de esta meditación guiada. Graba con tu voz esta meditación para conectar con tu verdadera esencia, con el amor incondicional y sanar cada vez que la escuches. Por favor, sí. Y en pocos minutos, subirás tu vibración energética al máximo. Sentirás lo que es ser un cocreador de realidades y futuros posibles. Agradecerás ser parte del Corazón Sagrado de la Divinidad.  

Realiza varias respiraciones muy profundas llenando todos tus pulmones. Siente como todo tu cuerpo físico entra en un estado de quietud y tranquilidad total. Respira lentamente luz y exhala por la boca todos tus conflictos. Siente como el aire que entra en ti se expande en amor cada vez que respiras. Inhala amor y exhala amor. Inhala luz de amor y exhala amor. Relájate, libera toda tensión muscular y emocional. Respira profundamente. Cada vez que respiras te conectas con los latidos de tu corazón. Visualiza como de tu corazón sale mucha luz. Imagina como esa luz divina envuelve todo tu cuerpo de la cabeza a los pies. Tu corazón es una gran fuente de luz divina. Esa luz se expande y sale por tus pies como unas raíces grandes que se anclan en la Tierra. Imagina como tus raíces de Luz  se extienden hasta el Corazón de Cristal de la Madre Tierra y te conectas a esta alta vibración de Energía Vital. Siente este hermoso regalo.  Visualiza como la Luz Divina alinea todos tus Chakras y llega a la Coronilla por encima de tu cabeza. Eres Luz Divina. Ahora visualiza que estas dentro de una Gran Esfera de Luz que cambia de color continuamente… los colores tienen tonos muy brillantes. Puedes elegir el color que más te gusta y te sientes protegido dentro de la Esfera de Luz. Observa la belleza. Eres un ser luminoso, muy brillante dentro de tu Esfera luminosa. Esta Esfera empieza a elevarse lentamente y atraviesa el techo de donde te encuentras. Sigues y sigues subiendo. Puedes ver como atraviesas las nubes y sales al espacio exterior de la Tierra. Puedes observar atentamente  los planetas y las estrellas. Y continúas subiendo. Subes más y más a tu ritmo…lentamente. Atraviesas una luz muy blanca, luego una luz oscura y otra luz muy blanca con muchos tonos de blancos. Pasas por una sustancia gelatinosa de colores. Sientes en tu cuerpo esa sustancia de colores brillantes. Ahora te encuentras en un espacio de figuras geométricas y números. Los observas atentamente. Subes más y más hasta alcanzar una niebla color rosa…rosada tenue. Atraviesa esta niebla rosada que es la “ley de la Compasión”. Continúa subiendo más y más. Y a lo lejos puedes ver una ventana luminosa en tonos perlas. Abres la ventana y al entrar a través de ella te fundes en la Luz del séptimo (7mo) plano de la existencia. Siente esta maravillosa energía. Siente con gozo la Luz Divina, el Amor, la armonía, la vitalidad, la alegría de vivir, la paz, la tranquilidad y la quietud. Eres uno con la Energía del Creador de todo lo que es. Flota. Eres la fusión de la Energía Vital del Creador. Eres Luz y Amor. Todo es posible para el Divino Creador. Estas en plena conexión con su esencia y su amor. Y le dices en voz baja al Creador: “Te pido me envíes amor incondicional a todas y cada una de mis células, mis neuronas y órganos de todo mi cuerpo. Muéstramelo. Gracias. Te amo. Hecho está. Hecho está. Hecho está. Y vas a sentir como una intensa Luz entra por tu cabeza a través de la coronilla, llenando todo tu cuerpo físico, tu mente y tu alma. Ahora todo tu espacio vital vibra en Amor y Luz. Disfruta este momento aquí y ahora. Vuelves a salir por la ventana luminosa y empiezas a bajar. Recorrerás la neblina rosada, todas la luces. Y continuas bajando y bajando hasta entrar a este Planeta Tierra.  Atraviesas las nubes y el techo en donde te encuentras haciendo esta meditación. Llegas a tu coronilla entras en tu cuerpo y llegas a tu corazón. Sales por tus pies y te fusionas con tus raíces de Luz nuevamente. Llegas al Corazón Cristal de la Madre Tierra y le agradeces. Subes nuevamente por la planta de tus pies, recorres tus piernas y todos tus chakras.  Llegas a tu cabeza y a tu coronilla y te dispones para abrir tus ojos lentamente. Respira profundamente cuatro veces. Respira. Y cuando estés listo/a abres tus ojos lentamente. Siente los latidos de tu corazón y respira. Respira profundamente y sueltas el aire por la boca. Sí, agradeces. Gracias. 

Foto de Prasanth Inturi en Pexels



Deja tus comentarios aquí: