Mejora tu respiración, mejora tu vida, mejora a las personas a tu alrededor

La mejor forma de conocernos es compartiendo experiencias. Comparto la mía con ustedes en estas líneas. ¡Espero que las disfruten!

Un encuentro muy especial

 13 de mayo de 2008, 10:00pm, Buenos Aires.

Estaba sentado al lado de Sri Sri Ravi Shankar, líder humanitario global y fundador de El Arte de Vivir. Luego de su conferencia en Buenos Aires éramos cinco personas conversando con él en la casa donde estaba alojado. Yo era instructor del Arte de Vivir hacía apenas un año así que escuchaba silenciosamente la conversación que los demás instructores tenían con él.

En cierto momento, alguien comentó acerca de la situación de algunos países en América Latina y surgió el tema de Venezuela, un país al que yo nunca había ido antes y que no contaba con una sede permanente de la fundación El Arte de Vivir. Sri Sri dijo: «Venezuela es un país con muchos recursos. La gente debería ser feliz». En ese momento me miró y comentó: «Tú podrías ir a Venezuela».

Fue un segundo donde mil pensamientos pasaron por mi mente, nunca había visitado Venezuela antes y no tenía demasiada idea de qué iba a hacer allí pero sin pensarlo dos veces contesté: «Claro, yo iré a Venezuela».

Mejora tu respiración,  mejora tu vida

12 de agosto de 2004, 7:00pm, Buenos Aires.

Me habían comentado de que podía aprender a respirar y mejorar el estado de mi mente en un curso llamado «El Arte de Vivir». Me parecía extraño pero siempre he sido una persona muy curiosa y quería saber más acerca de la vida así que me animé a tomar el curso.

Hasta ese momento mi vida se centraba en lo que iba a venir: tener un mejor trabajo, ganar más dinero, estudiar en el exterior, tener una pareja, niños quizás, un perro labrador, una casa con piscina y un buen carro. Mi felicidad estaba en el futuro, todavía no era totalmente feliz pero iba a serlo. Conseguía algo de todo lo que pensaba que me iba a hacer feliz pero no me sentía plenamente feliz, quizás necesitaba más. No me daba cuenta de que en realidad estaba empujando mi felicidad hacia más adelante.

Cuando hice el curso descubrí que no necesitaba de todo eso para ser feliz. De que solo respirando y cerrando los ojos podía experimentar una felicidad única que nunca antes había experimentado. Inclusive mis relaciones mejoraron muchísimo. Sobre todo la de mi madre con quien siempre nos peleábamos por una tontería u otra. Fue tan profunda la experiencia del curso que desde ese momento nunca dejé de realizar los ejercicios de respiración y tres años más tarde era instructor de la Fundación. Mejorando mi respiración mejoré mi vida. 

Mejora tu vida, mejora a las personas a tu alrededor

1 de noviembre de 2008, 2:00pm. Caracas

Aterrizo en Maiquetía por primera vez en mi vida con la intención de desarrollar la fundación El Arte de Vivir en Venezuela. No conocía muchos venezolanos pero los cursos sucedieron uno detrás del otro demostrando que había un gran interés por este conocimiento. En poco tiempo me sentí como un venezolano más y no me di cuenta en qué momento estaba viviendo más tiempo en Caracas que en Buenos Aires. El grupo original de veinte entusiastas participantes y voluntarios se convirtió en cincuenta, luego en cien, luego en mil, dos mil. Personas privadas de su libertad, ancianos, niños de bajos recursos, venezolanos y venezolanas de distintas ciudades descubrieron un gran secreto en su propia respiración. Miles de personas han curado ataques de pánico, migrañas, depresión, ansiedad, problemas de parejas y otros males que nos atormentan en estos días. Ya hay instructores locales desarrollando la fundación en Venezuela. Sin duda soy más feliz que hace ocho años y ya hay millones de personas en el mundo mejorando su respiración para mejorar su vida.

250768_10200137373211607_2111364354_n

Compartiré en este blog conocimiento, consejos y experiencias para que todos podamos lograr un cuerpo libre de enfermedades, una mente libre de estrés y una sociedad libre de violencia.

¡Hasta la próxima!

Francisco



Deja tus comentarios aquí: