Mejoremos la salud mental en los hombres a tráves de la nutrición

Mejoremos la salud mental en los hombres a tráves de la nutrición

Tres de los mayores problemas de salud que enfrentan los hombres son: cáncer de próstata, cáncer testicular y salud mental.

Enfocándonos en la salud mental, tener un cerebro sano juega un papel importante en una mente ágil y un buen estado de ánimo. Nuevas investigaciones afirman que el intestino posee un papel crucial en una buena salud mental, debido a que tiene cantidades similares de neuronas a la médula espinal.

Gracias a tu microbiota intestinal (las bacterias buenas propias de tu intestino), en él también se producen neurotransmisores como la serotonina, dopamina y noradrenalina, los cuales actúan en el cerebro central. La serotonina en particular es el neurotransmisor de la felicidad, el cual se produce y se almacena en el tracto gastrointestinal en un 95 %. Por eso, investigaciones recientes llaman a la microbiota tercer cerebro.

La nutrición representa un papel fundamental, debido a que influye sobre el intestino, la microbiota y las neuronas intestinales, e intervienen en tu psiquis, por lo que podríamos decir que estos tres cerebros están relacionados e influenciados por la alimentación.

El incremento del estrés psicológico, los tóxicos ambientales, y una alimentación inflamatoria llena de cereales, lácteos, azúcar y comidas procesadas son las principales cargas para tu cuerpo. Todo esto afecta la disponibilidad y calidad de los alimentos y los nutrientes que ingieres; generan un estado inflamatorio, y pueden provocar la proliferación de células malignas que terminen diferenciándose en un tumor o en cáncer.

Igualmente, una vez recibido el diagnóstico no puedes descuidarte ni en tu tratamiento oncológico ni en tu alimentación. Sabemos que algunas veces el propio tumor genera sustancias que producen pérdida del apetito, pero a la vez aumenta la demanda de energía, por lo que debes asegurarte de obtener la energía y los nutrientes que necesites, especialmente antioxidantes que ayudarán a tu recuperación y a que toleres de la mejor forma la terapia que estés recibiendo.

Para evitar que haya déficits nutricionales que afecten tu sistema inmune o lo debiliten aún más, si ya estás en tratamiento para el cáncer, puedes implementar nuestro protocolo 3R:

* Identifica cuáles son los alimentos que a ti te puedan causar inflamación (usualmente cereales, lácteos, soya y azúcares refinados), para que logres removerlos, y así,
*Reponer con alimentos que te brinden fibra (tubérculos, raíces, frutas y vegetales) que sirvan de alimento para tu microbiota, nutrientes con propiedades micronutrientes y antioxidantes (frutas y vegetales) y grasas buenas como el omega 3,
* Lograrás así la recuperación, no solo de la salud intestinal, sino de tu sistema inmunológico, tu energía, sueño, vida sexual, buen estado de ánimo y, por ende, salud mental.

Si tus tres cerebros: el central, el intestino, y la microbiota trabajan en conjunto, brindándote el estado de ánimo necesario para que tu sistema inmune disminuya tus niveles de cortisol (hormona del estrés), no solo estarás más sano, sino que además prevendrás el desarrollo y proliferación de células cancerígenas. Por eso es necesario no solo evitar las situaciones estresantes de la vida diaria, o los tóxicos ambientales, sino remover de tu dieta alimentos que también sean una carga adicional para ti.

Imagen de silviarita en Pixabay



Deja tus comentarios aquí: