Menos homofobia, más respeto

Cada vez más países han decidido abrir debates trascendentes sobre la diversidad sexual. Sin embargo, el tema sigue siendo sensible para algunas personas que se niegan a la unión de parejas de un mismo sexo. Hoy, día internacional contra la homofobia y la transfobia, voceros de la ONU recuerdan la obligación de los Estados de proteger los derechos de la comunidad LGTB.

Por mucho tiempo, la homosexualidad fue considerada como un trastorno. No fue sino hasta el año 1990 -un poco más de dos décadas- que la Organización Mundial de la Salud (OMS) suprimió este término de la lista de enfermedades mentales. Con el tiempo, se ha tomado mayor conciencia sobre el respeto que merece la comunidad sexodivesa. Sin embargo, en nuestra sociedad aún existe una homofobia latente. De hecho, en casi 80 países la homosexualidad sigue siendo penalizada. De allí, organizaciones como la ONU -y muchas otras- se han encargado de concientizar a la población sobre los derechos de la comunidad.

La pregunta es: ¿por qué, en pleno siglo XXI, la homosexualidad sigue siendo un tabú para muchos? La psicóloga venezolana Maruja Hernández indica que los prejuicios por orientación sexual tienen muchas raíces que se han potenciado con antiguas creencias científicas en las que la homosexualidad era considerada como una psicopatía sexual durante los siglos XVIII, XIX y XX.  Esto se ha ido impregnando con la visión religiosa y con un fenómeno político que tiene miedo a afrontar los temas relacionados a la homosexualidad.

El director regional de ONUSIDA, César Antonio Núñez, indicó que en América Latina y el Caribe todavía persisten actitudes de rechazo hacia la comunidad gay y transexual, pero opinó que también se observan cambios positivos; entre ellos mayor cantidad de  manifestaciones visibles en prensa, en medios, video, cine y teatro que rechazan la homofobia. Poco a poco se van sumando fuerzas para construir un mundo lleno de igualdad y respeto que necesitamos para vivir en paz.



Deja tus comentarios aquí: