Mi cuerpo me habla

“Dije que el alma no es superior al cuerpo,
y dije que el cuerpo no es superior al alma,
y nada, ni Dios siquiera, es más grande
para uno, que lo que uno mismo es…”
Walt Whitman

Días atrás leí una historia publicada en la Internet por ABC News, que me produjo una gran susceptibilidad, la cuál no percibí de inmediato; luego, me di cuenta, que este relato me había inspirado, me había dejado una vez más, la confirmación de que nuestro cuerpo definitivamente nos habla y dice lo que necesita.

Esa tarde, me fui a un cocktail dónde me encontré a numerosas personas, pero sin ton ni son, comencé a contar la historia que había leído en la mañana, a dos amigos que siempre me han parecido seres muy especiales: Eli Bravo y María Alecia Izturriaga. Quizás por el hecho de que para mi ellos son dos hacedores de sueños, dos seres que dejaron todo atrás para convertirse en cibernéticos inspiradores de nuestra vida cotidiana con su portal Inspirulina. Lo cierto del caso es que una vez que comencé a hablarles sobre lo que había leído se me hacía un nudo gigantesco en la garganta y tuve que hacer un esfuerzo enorme para no delatar que en realidad estaba completamente acongojada y me era imposible detener el hecho de que al contarla, estaba llorando. Eli sorprendido entonces, me preguntó: “Vilma ¿por qué ese nudo en la garganta, qué es lo que te congoja de esta historia?” ¿La congoja? no lo se muy bien, para ser honesta. Quizás es la sensación de saber cuán vulnerables somos. Creo que siempre me conmueven las historias, acciones y hechos de aquellos que accionan cosas que de alguna manera nos cambia la vida o nos demuestran que con persistencia todo se puede. O quizás, el hecho para mi sublime, de saber que alguien le está ganando la batalla a ese terrible mal llamado cáncer, a base de hierbas y vitaminas de las cuáles soy una defensora a ultranza.

siluetaPor otro lado, me sentí identificada con Corinna, casada con un médico y su creencia en la medicina holística, la cuál practico desde hace muchos años, por cuenta propia y al igual que ella, mi pareja es médico y siempre le estoy peleando su habitual costumbre de tomarse una pastilla (drogas químicas) para todo: para dormir, para el dolor de cabeza, para la alergia, para la gripe, etc., etc., etc., mientras que yo siempre ando automedicándome y todo lo arreglo con brebajes, hierbas, buena energía y té.

Mi cuerpo me habla es la historia de Corinna, diagnosticada con cáncer, recién casada con un médico, el Dr. Walter Parker, quién estaba cada vez más enfocado en su carrera y comprometido con la medicina occidental; así que a Corinna le tocó comenzar una batalla doble para sobrevivir y mantener su primer año de matrimonio intacto, embarcada en un solitario viaje a curarse. Los planes de la pareja de tener un bebé, se desvanecieron con el diagnóstico y los tratamientos contra el cáncer, enfriaron también la vida sexual de la pareja. Corinna, ahora tiene 34 años y ha escrito un libro titulado “I dreamt of sausage”, el cuál, cómo ella misma dice, no es un libro de memorias, sino más bien cómo ha logrado combatir su enfermedad escuchando a su cuerpo: «… es el reconocimiento de voces en mi cabeza y saber cuáles de esas voces que emanaban de mi cuerpo, debía escuchar”. «Aprendí a crear un mantra en torno al cáncer, cambié mi modo de pensar completamente. Me he enseñado a mi misma, a seguir lo que mi cuerpo me dice que debo hacer» dice Corinna.

A diario, personas como Corinna, valientes y decididas luchan por diferentes causas, enseñándonos lo importante que es esparcir la semilla de la posibilidad y ser perseverantes con lo que creemos. La historia de Corinna es inspiradora, es una historia que nos enseña que con nuestras acciones podemos lograr que las cosas cambien, así como  también podemos demostrarnos a nosotros mismos, que los sueños son posibles y que si nos lo proponemos, podemos alcanzar la gloria de nuestros deseos y valorar las cosas que realmente son importantes en nuestras vidas. Hay historias que inspiran y lo hacen a uno reflexionar y esta es una de ellas.

Los invito a leer la historia completa de Corinna Borden haciendo clic en el link: Médico y esposa casi se separan por el diagnóstico de cáncer de ella y su empeño en automedicarse siguiendo métodos de Sanación Holística. 

 



Deja tus comentarios aquí: