Mi Despertar Consciente

Estoy contento y deseo compartir esto contigo, si, tu que lees mis redes sociales, estas ventanas que se han convertido en confidente público, testigos silentes de tantas luchas internas. Ay, si la gente supiera las oscuras pruebas que he vivido, quizás no me seguirían y que no dirían, hasta yo mismo me espanto, aunque a la vez estoy maravillado, pues, me siento como el alpinista que tras ascender a la cumbre, voltea y observa la cuesta transitada, para luego animarse y proseguir el viaje.

Estoy contento, porque que he despertado de un largo sueño, con plena consciencia de mis vivencias, estableciendo conexión con todos mis sentidos, alma, mente, cuerpo y corazón. No me arrepiento de nada, al menos, en el sentido fatalista que nos han inculcado, ya que cada error cometido ha servido para forjar mi espíritu, por tanto, negar algo de mi pasado, sería censurar una parte de este presente.

Estoy contento porque estoy más vivo que nunca, habitando mi ahora, disfrutando cada latido de mi corazón, cada exhalación de mis pulmones, el torrente de sangre que corre por mis venas y mis células trabajando en conjunto, cumpliendo su rol, en pocas palabras, vivo este presente con alegría.

Estoy contento porque voy venciendo mis miedos, esas grandes barricadas que ponemos y que impiden nuestra evolución como seres de luz. Cada temor, uno a uno se va derribando y con ello, se van disipando las mis tinieblas. Debo reconocer que es una lucha ardua, día a día se nos presentan pruebas que ineludibles.

Estoy contento porque todo esto es real, lo vivo a plenitud y nadie me lo está contando.

Estoy contento porque consciente de mi realidad, puedo enfrentar la vida mirando a los ojos, enfocando soluciones y abrirme a ese sentimiento tan puro y tan noble que es el amor, pero amando desde el amor. Nunca me he dejado querer, quien no sabe recibir, tampoco sabe dar y vivir sin amar es vivir sin alma, tan solo un cuerpo inerte vagando con su soledad a cuestas.

Estoy contento porque tengo la vitalidad para recorrer el camino que se divisa en el horizonte, mucho por aprender, experimentar y compartir.

Que cosas tan maravillosas están pasando Dios, renacer en vida, sabías palabras del maestro. Hay más gente muerta en las calles que en los cementerios, tanto que a veces me pregunto, quienes son los difuntos y quienes los vivos.

Para aprender a bailar, hay que bailar; para aprender a besar, hay que besar; para aprender a amar, hay que amar; para aprender a vivir, pues hay que vivir y se vive para amar.

Gracias Dios Todopoderoso, eres sol, eres luna, eres todo; gracias por tus enseñanzas maestro Jesús, alfa y omega de amor inconmensurable; Reina María Lionza, gracias por tu poderosa intercesión ante la divinidad, por tu silente guiatura y protección, eres bendita.

He despertado y tu?



Deja tus comentarios aquí: