Mi lobo Fifí

Es un hecho poco discutido en la ciencia de hoy en día que los perros descienden de los lobos, específicamente del lobo gris canos lupus. Sí, ya sé que Fifí no se parece mucho a un lobo, pero créanme, hace muchos años hubiese sido un gran lobo gris (sin el lacito, claro). Lo que no se tiene claro es cómo fue el proceso evolutivo.

Una corriente importante dice que los homo sapiens de hace unos 15.000 años (aunque pueden haber sido los homo neanderthalensis hace 100.000), empezaron a dejarse acompañar por lobos como ayudantes en las cacerías. El fino olfato de estos animales, les permitirían hallar más fácilmente las presas. Igualmente, servirían de vigilantes durante la noche. A su vez, los lobos se beneficiaban de los restos de los animales cazados. Como dirían hoy en día, una asociación ganar-ganar.

lobos_20111206_1832197188Una corriente menos glamorosa, postula que los primeros perros-lobos simplemente aprendieron a vivir cerca de los humanos para aprovecharse de sus restos de comida. La evidencia que soporta este caso proviene de la presencia de numerosos genes (hasta 15) que tienen los perros actuales para procesar el almidón, es decir los granos, versos un sólo gen de los lobos. Así pues, los perros evolucionarían comiendo los restos de pan que dejaban los primeros humanos.

En cualquier caso, el perro no sería domesticado adrede por el hombre, sino que evolucionaría de motu propio para convivir con éste, pues era más fácil conseguir comida de esa forma que cazándola por ellos mismos. La evidencia más antigua de un perro domesticado proviene de una cueva en Bélgica en la que se encontraron huesos de unos 31.700 años de antigüedad.

Algunas de las características que han adquirido los perros a lo largo de su evolución es que, comparando perros con lobos del mismo tamaño, los dientes de los primeros son 20% más pequeños, lo que parece lógico, pues no tienen que matar a una presa para alimentarse. Más interesante aún es que el cerebro también es 10% más pequeño que el de un lobo, lo que demuestra que poner la cara de súplica que pone mi perro Ernesto cuando me pide comida en la mesa, requiere mucho menos inteligencia que perseguir a un conejo por el bosque.

Otra característica de los perros que no se observa en los lobos, es que la cola de aquellos tiende a doblarse hacia arriba, cosa que no sucede en los lobos. Aunque los genetistas no tienen explicación para ello, creo que Ernesto considera muy útil el hecho de poder mover su cola, cual ventilador, cuando finalmente recibe un pedazo de comida debajo de la mesa, y que ese gesto sea fácilmente percibido por mí, dado que la cola está doblada hacia arriba y es más visible.

la foto (1)A pesar del origen común, hoy en día hay unas 800 razas de perros distintas, aparte de las no reconocidas, como la de Micaela, que es de raza Cacri: Callejera con Criollo. La mayoría de estas razas son más o menos modernas, creadas a través de la reproducción selectiva de animales con las características deseadas. Algo así como la manipulación genética de los alimentos, pero con perros.

Una de las características más interesantes de los perros es su aparente inteligencia, su habilidad para entender órdenes, responder rápidamente o aprender al adiestramiento. La raza más inteligente es una llamada Border Collie que es la que utilizan para cuidar ovejas.

La segunda más inteligente es el Poodle, sí, mis queridos lectores, ese perrito blanco y peludo, es uno de los más inteligentes del mundo. Será por eso que lograron estar casi siempre ¡en los brazos de sus dueñas! En la tercera posición se encuentra el querido Pastor Alemán, que no necesita presentación.

En el lado contrario, los perros considerados menos inteligentes son, en primer lugar el Shih-Tsu, un perro chino que acicalaban para que pareciera un león (la estatua del animal que se ve en muchos restaurantes chinos, es un  perro de esta raza). El segundo “menos privilegiado” en lo que se refiere a inteligencia es el querido Bassethound, el conocido perro salchicha, que… bueno, prefiere dormir y comer. Y en el tercer lugar encontramos el Mastiff, quién podría negar, mis queridos lectores, que este hermoso perro es de todo, menos inteligente?

MastiffAsí pues, mis estimados, ya sabemos de dónde provienen los perros, lo que no sabemos todavía, es de dónde provienen algunos humanos que torturan y matan y luego se van felices porque “cumplieron con su deber”.



Deja tus comentarios aquí: