Mi mejor amante

En consulta se revelan muchas cosas, esa es la idea, quienes han conversado conmigo, saben que revelo mucho de mí, más de lo que he llegado a imaginar, lo hago en absoluta confianza, sin miedo, sin juicio, sé que es para nuestro más alto bien y el todos los implicados, lo que ofrezco es el camino a la autocuración, sintiéndome Uno con quien me consulta. Su catarsis es mi catarsis, su curación, es mi curación, he trabajado en mí y los motivo a hacerlo, permitiendo que la intuición nos guie de la mejor y más elevada manera para que esa evolución por la que todos estamos acá, se manifieste en el milagro de la curación, especialmente en lo mental-emocional.

Me he observado en tantas conversaciones que fluyen ya sea de una consulta privada, con extraños, conocidos y lo que más disfruto es el contagio por parte del receptor, porque lo que les revelo, es una invitación a revelar su verdad más oculta, pues ya sabemos que raras veces el problema es el verdadero problema, pues la mente es muy juguetona y traviesa, miente por miedo a perder el poder de controlarnos y no somos conscientes de ello, pero para allá vamos.

El consultante se expande en la misma sensación de apertura que le brindo, agradecen el respiro que ofrece hacer ese contacto con la energía del amor incondicional, donde sabiendo y sin recordarlo (en apariencia), sienten el flujo de la verdad, abriéndose a la ausencia del juicio, siendo justamente esto lo único que nos devuelve la paz, porque es allí, cuando dejamos sin fuerza a nuestros miedos.

Somos insaciables en el pensar, en el hablar y en el sexo también. Claro que hablo por mí, si me preguntan ¿de dónde sacas eso que escribes? Siempre la respuesta es y será de mí, de mi experiencia, aunque en ocasiones yo misma me sorprendo y aprendo, las palabras surgen hasta sin conocer el tema a profundidad, lo considero memoria celular y la fusión misma con nuestra divinidad que es inteligencia pura en acción.

De cualquier forma Soy Yo, jamás se trata del otro, ni de otros. Me consultan mucho a nivel de pareja por mi Taller “Conociendo y Sanando Tu Energía Sexual” que diseñé basándome en mi propia experiencia. Ver aquí

Descubrir y afirmar que el deseo sexual es miedo, puede que genere polémica, sobre todo porque hablamos todo el día de temas de miedo, para luego engañarnos a nosotros mismos –No, yo no tengo miedo!- Aja y a quién engañas? Te engañas a ti mismo y a ti misma y realmente se vuelve adictiva esta conducta y no estamos conscientes de ello.

Que pasa entonces cuando el deseo sexual es descontrolado, miedo, miedo, miedo descontrolado. Pero este miedo es sembrado, aprendido, heredado, y tiene raíces en su práctica escondida, pecaminosa, donde abundan los juicios si matas el hambre sin importar las historias de la procedencia de esa ingesta energética, que en realidad es el diseño más perfecto para encontrar o descubrir el misterio oculto, lo sagrado del sexo y como iluminaría al mundo su práctica orientada a la espiritualidad con una adecuada enseñanza, ausente de las tantas imposiciones creadas por el hombre.

El miedo de la carrera contra el tiempo y la creencia limitante de que es de joven y no de viejo que se puede hacer, y que sumado a esto, las tantas falsas realizaciones y de éxito, casi todas enfocadas en “tener” nos hace unos expertos en apresurarnos para todo, sin detenernos a vivir lentos y pausados.

Por eso, corremos o más bien, vivimos paralizados, corren quienes han creído en la cronología y el autobús que no vuelve a pasar, y se paralizan quienes, ya montado en el autobús se conforman con apenas montarse sin notar que no se trataba de un autobús, sino de un ascensor, si desaprendemos lo concebido como cierto y aprendemos que el sexo es “sagrado” es “iluminación”, sabremos que la experiencia es de ascensión y resulta y acontece que antes y ahora, de la cama no pasa.

Solo quien logra esa ascensión conoce la iluminación y quien te lleva ciertamente es un vehículo, un hermoso vehículo cuyo cuerpo de luz, aún sin saberlo, aun sin consciencia de lo que Es y hace, logra la tarea, que no es otra que despertar tu sensibilidad, abre tus alas y lo mejor es que también haya descubierto las suyas, pues el cielo es el límite.

La energía sexual es la energía que circula en nosotros, en ocasiones “duerme” es “lenta” o “veloz”, su control es consciencia pura en sintonía con el amor incondicional, nuestra esencia divina. Cuando no hay consciencia, la sintonía es el miedo, que nuestra mente interpreta “deseo” “me falta” “carezco”, es una forma de recordar lo que tanto estamos buscando, que no es tener, sino ser.

La energía sexual nos mantiene atentos en la búsqueda de la mejor experiencia de ascensión y a nuestra verdad, pero antes hay mucha información que digerir, pues el otro, tan solo es una proyección de ti mismo, ambos se la han inventado para juntos recordarlo, que de dos lo logre uno, bastará, se acaba la ilusión de la necesidad de otro y no necesitas más de ascensor, comprendes que mi mejor amante Soy Yo, el otro Soy Yo, todos Soy Yo! Somos Uno!

Eres 100% responsable, que cada vehículo te eleve, no lo utilices, no la utilices a menos que sea para amarlo/a incondicionalmente, lejos de temer que nos juzguen por cuántos te han dado una mano para esa escalada, sé consciente de lo que te han aportado, agradéceles el Ser y Estar y lo que sumaron y dejaron, ya que siempre es aprendizaje, no los bienes compartidos, con el status de las ganancias y pérdidas.

Sólo así habrá valido la pena, cuando no lo haces, empiezas tu búsqueda en el nivel “cero”. Y hasta un niño se frustra al mantenerse atrapado en el mismo nivel de un juego. Avancemos.

Que ese tú mejor amante te haga el juego divertido y anecdótico, en luz divina y amor incondicional. Se tú mismo, y procúrate una pareja en sintonía similar, el amor verdadero, el incondicional, es independencia y no la carga tan pesada que aprendemos a llevar, creyéndonos fielmente, de que de esto se trata la vida y es así como nos conformamos. Hay mucho más, no esperemos que los más listos no los cuenten, esa verdad está en todos y cada uno de nosotros, D E S C U B R E L A  P O R  T I  M I S M O, con el mejor juguete que tenemos, nuestro cuerpo.

¿Tienes al mejor amante en tu casa? Si, Tú eres tu mejor amante, amate incondicionalmente y extiéndelo a otros!



Deja tus comentarios aquí: