Mi paz reside en mí

¿Cuántos de nosotros señalamos a los demás por quitarnos la paz? Locus de Control externo como dirían los colegas estudiosos de la conducta humana cuando percibimos que nuestros resultados dependen de causas o factores externos.

Imagínense que tomamos decisiones desde allí, creyendo que los otros son los responsables de mi felicidad, de mi vida, de mi paz, de mi libertad.

No queremos decir que eres un ser desconectado del todo. No. Lo que ocurre afuera impacta claro, pero cómo asumamos una situación va a depender de nosotros.

Nadie te puede dar ni quitar la felicidad, ni la paz, ni la libertad. Tú eliges desde qué visión asumir tu paso por la vida. A veces no entendemos por qué suceden algunas situaciones ni aquellas que nos llenan de alegría o tristeza. Cuando ocurren las que nos generan dolor nos preguntamos mucho ¿por qué?, pero muy pocos nos preguntamos ¿para qué? Así que podemos pasar mucho tiempo buscando culpables afuera sin asumir nuestra parte de la responsabilidad.

mi-paz-miEs también importante bajar la cabeza y entender que hay algo más grande que escapa de mi alcance sin llegar al conformismo. Lo importante es estar conscientes de cuanto de control hay en mi propia vida. Hay situaciones, momentos que quisiéramos cambiar y no podemos, y aunque las ganas de transformar las cosas puede llevarnos a la innovación, la energía mal manejada puede producirnos un desgaste innecesario.

Mi paz reside en mí es una afirmación que me encanta repetir cuando me enfrento a situaciones que sé no puedo cambiar. No podré cambiar lo externo ahora pero puedo elegir como sentirme ante eso, puedo escoger mi actitud, puedo pensar en soluciones de acuerdo a mi verdadero alcance.

Además, como diría Cabral, nuestro paso por la tierra es tan corto que sufrir es una pérdida de tiempo, y sobre todo por aquellas que están fuera de nuestro control. La felicidad no es el punto de llegada es el punto de partida, tiene que ver con el recorrido, con valorar lo que ya tienes.

Si el duelo, el dolor, están allí no te pido que lo ignores porque eso tampoco es sano. Sólo comparto contigo la experiencia de comenzar a trazarte metas diarias y semanales, porque la vida continúa, y aunque no podamos cambiar aquello que nos duele tenemos la libertad de comenzar de nuevo y allí radica el milagro de Ser Humano.

Recuerda, tú eliges cómo sentirte, cómo hacerte feliz, eres la persona que te conoce mejor que nadie, no esperes de los demás aquello que no has logrado darte primero tú. Sólo te invito a que intentes el ejercicio de soltar el control y las expectativas. Quizás no puedas transformar el entorno pero si puedes hacerlo tú, comenzar a hacer el movimiento que te lleve a la felicidad que deseas darte. Conéctate con la vida, con el color, la alegría, con tus dones y fortalezas. Enfócate en tus metas y sueños, muchos grandes seres humanos y proyectos se han gestado en situaciones que para otros resultaban hostiles lo que indica que aquello del Poder de Uno, es real.

 



Deja tus comentarios aquí: