Mi pecho es internacional: consejos para la lactancia materna

De las ventajas que tiene la lactancia materna, se puede resaltar, que es un acto natural, ecológico y muy práctico. Práctico sobre todo a la hora de viajar con nuestro bebé. El primer viaje que hice en avión con Manuela tuvo un retraso de dos horas en Maiquetía y luego, no aterrizamos en la ciudad de destino (Quito), sino en una más allá (Guayaquil). En total fueron casi 12 horas de viaje. Gracias al pecho, Manu siempre estuvo hidratada, alimentada -de manera higiénica y segura- estuvo tranquila. Y yo también.

¿Y por qué te cuento esto? porque una de las razones por las que algunas madres pueden dejar de dar pecho es que les da pena hacerlo públicamente. Comienzan a limitarse a hacer esta labor solo en casa y cuando comienzan las salidas, las invitaciones, el retomar nuestra vida social, la fórmula comienza a desplazar a la Lactancia.

Amamantar a nuestro bebé lejos de hacernos sentir apenadas es algo que debe llenarnos de orgullo. No solo creamos una vida, también la alimentamos, la nutrimos con nuestro cuerpo y con nuestro amor. Ese contacto es insustituible y la garantía de muchas otras satisfacciones, beneficios y ventajas para ti y tu bebé.

Vuelvo a una de mis fotos y también te cuento: mi hermano Víctor sentía mucha pena al verme dar pecho. Los primeros días era incapaz de entrar a mi cuarto por temor a encontrarme amamantando. Luego del viaje, cuando llegamos a casa y empezamos a descargar las fotos me sorprendí mucho al encontrarme con esta. El que sentía pena, pudor, respeto o qué sé yo al verme en estas, aprendió a verme haciendo la más natural labor de madre y ahora hasta me retrataba.

Si eres de las que se siente insegura, avergonzada u observada al dar pecho en lugares públicos, aquí te dejo algunas recomendaciones y sugerencias para hacerlo más cómodo:

  • De todo un poco 160 (1)Si vas a comer a un restaurante, advierte al llegar, al Meitre –o encargado- que estás en periodo de lactancia y quisieras la mesa en un lugar discreto o apartado  donde, en su momento, puedas alimentar a tu bebé.
  • Si es un café, plaza, parque o cualquier otro lugar, igualmente trata de ubicarte donde sea cómodo para ti practicar la lactancia y disfrutar al mismo tiempo.
  • Lleva siempre ropa manejable, que al momento de amamantar no te deje tan expuesta. Llevar una manta para cubrirte un poco en ese momento, también, puede ayudar mucho.
  • El coche, aunque para nosotros resulte aparatoso, garantiza un lugar seguro y confortable para tu bebé. Después de amamantarlo seguro tomará una siesta, entonces, él estará cómodo en su coche y tú puedes disfrutar mejor la salida.
  • Lleva agua. Siempre agua, para mantenerte hidratada.
  • Observa imágenes de mujeres amamantando, colócate por un momento en el lugar de ellas. Del sentimiento que te llenes al verlas, de ese mismo sentimiento se llenan las personas que te ven hacerlo. Entonces, ¿qué ves? Sin duda, ves ternura, ves confianza, ves amor y la feminidad en su mayor expresión.

Anímate, sé que no lograras vencer este temor a la primera, pero entrénate poco a poco, ya verás que, en lo que menos pienses, te encontrarás disfrutando de un lindo paseo, un viaje o una buena salida con amigos y familiares, al mismo tiempo que amamantas a tu bebé. ¡Que lo disfrutes!



Deja tus comentarios aquí: