Misión ex-gordito

En la obra HIGH [ALTO], que Mimí Lazo y Luis Fernández adaptaron y trajeron este año a Venezuela, emplearon una frase que me gusta recordar casi todos los días: «el fanatismo político como una forma de evadirse a sí mismo».

Y una de estas mañanas del octubre post-electoral, la recordé con más intensidad: una señora obesa y acalorada, cuyos pies no soportaban el rigor y el peso de una cola kilométrica en el banco, dijo lo que llevo unos cuantos años escuchando en nuestras calles: «es que aquí ya no hay calidad de vida…». Y le di la razón.

Pero gracias a mis lecturas de Kabbalah surgió una pregunta: ¿Si creemos que el país no nos ofrece la calidad de vida que nos merecemos, estamos haciendo nosotros nuestra parte para conseguirla?

Trasladando la reflexión a mí mismo, me encuentro en la misma cola, con dificultad para amarrar las trenzas de mis zapatos, con un cansancio repentino al caminar, con una dependencia de mi vehículo y de las galletas que venden en ‘Chip a cookies’.

mision-exgorditoY también me encuentro con un titular de prensa: Venezuela es el país con más obesos en Latinoamérica, así lo asegura la Organización Mundial de la Salud, en su informe sanitario 2012. Expresión que se queda corta ante lo que asegura el Instituto Nacional de Nutrición: 38% de la población venezolana entre 7 y 40 años, padece actualmente obesidad y sobrepeso.

¿Es o no el sobrepeso algo que puede afectar nuestra «calidad de vida»? Yo diría rotundamente, que sí.

Y esto me lleva a la siguiente pregunta: ¿estamos buscando afuera lo que debe empezar por cambiar desde adentro?

Desde ese día hasta ahora, han pasado algunas semanas. Yo empecé, sin torturas, a comer mejor. Haciendo pequeños cambios, ya me puedo amarrar las trenzas de los zapatos, permanecer un rato de pie me cuesta menos y veo la vida desde unos lentes un poco más optimistas.

Sin duda, mi «calidad de vida» ha mejorado y esto no es algo que tenga que agradecer o pedir a ningún gobierno. Aunque sí a una misión, la mía propia, Misión ex-gordito.

 



Deja tus comentarios aquí: