Momentos que importan – Parte 3: Sé humilde

MOMENTOS QUE IMPORTAN – PARTE 3: Sé humilde

En una entrevista reciente, compartí que una de mis estrategias de marketing es el podcasting. He escuchado podcasts por años. Debido a lo mucho que viajo necesito algo estimulante en mi mente en vez de los ciclos de noticias de 24 horas. Amo escuchar los podcast en los que entrevistan a gente extraordinaria de todos los géneros.

Escucho los de Dan Patrick todas las semanas para mantenerme al tanto de mis deportes preferidos a la vez que me da algo de comedia que alivia. Esta semana escuché el podcast en el que Dan entrevistaba a Kevin Costner. Inocentemente, yo estaba un poco escéptico sobre la dirección que se le daría a la entrevista: tomaría un camino deportivo, el camino de Hollywood o uno político.

Mientras escuchaba, le preguntaron al señor Costner sobre el rol que él realmente quería y que no había obtenido. Él compartió la historia de cómo realmente quería formar parte de La lista de Schindler. Cuando no fue elegido como el director, preguntó si podía audicionar para Oskar Schindler, y Steven Spielberg le dijo que sí. El señor Costner hizo arreglos (de su propio bolsillo) para volar a Nueva York para conocer a Steven Spielberg en SU apartamento para hacer la lectura para el rol. Como sabemos ahora, él no obtuvo el rol, pero explicó que esto le enseñó una lección que aún utiliza hoy. Él comentó que estaba muy decepcionado por no haber obtenido el rol que tanto quería, pero si realmente quieres algo en tu vida debes ser humilde y hacer todo lo que sea necesario para ponerte en la mejor posición para obtenerlo.

Cuando me preparaba para mi charla TEDx: JOLT: rebotar, una experiencia personal con PTGS, pensé que sería capaz de armarla rápido, practicarla unas pocas veces e ir a por ella. Mientras montaba mi estrategia, hablé con otro conferencista quien recientemente había hablado en un TEDx. Me dijo que planificara unas diez horas por cada minuto de mi charla (aproximadamente 180 horas). Al principio pensé que él tenía suficiente, él era un orador profesional y llevaba haciéndolo por diez años más que yo. Le pregunté que cómo había llegado a eso y me respondió: “una vez que lo tienes, empiezas a arreglártelas sobre la marcha porque la gente piensa que 18 minutos es nada comparado con una conferencia de una o dos horas; pero rápidamente te das cuenta de que tienes que ser humilde para llegar a tener un contenido muy conciso y enfocado, adicionalmente a cualquier medio audiovisual que uses, y entonces practicarlo una y otra vez hasta que se engrane en tu cuerpo.

Seguí una de las tendencias sobre las que hablo en mis charlas El éxito te deja ideas, así que comencé a apartar más tiempo para prepararme. A medida que entraba en el desarrollo del contenido, cortando y agregando, quería hacer algo que nunca se había hecho en un TED: un videoscribe (escribir sobre el video). Encontré a una de las pocas compañías en el país que lo hacían, logramos hacer el proyecto y pasé por concienzudos esfuerzos para llevar mi conferencia a una animación de dibujos hechos a mano. Una vez que lo hicimos, tuve que sincronizar mi charla con la animación.

En el momento en el que estaba listo para volar a Canadá a hacer mi charla, sumé todo el tiempo que me tomó todo el proceso: había invertido más de 500 horas en preparar, practicar y luego ejecutar. Siguiendo lo que había aprendido sobre modelaje y que el éxito te deja ideas, fui humilde en hacer la inversión que necesitaba para lograr una tremenda experiencia TEDx, y la gente comenzó a entrevistarme y a preguntarme sobre el tópico de mi conferencia. Si hubiera hecho lo que había planeado, mi experiencia no hubiera sido ni siquiera cercana a sobresaliente. Sea humilde y haga la inversión de su tiempo”.

Después del milagro sobre el Hudson, estaba inundado de invitaciones de los medios, cosa que compartí con mi amigo y mentor Tony Robbins. Me dijo que lo llamara cuando tuviera alguna entrevista importante, de manera que él pudiera hacerme coaching sobre qué esperar. Sinceramente aprecié su gesto, y le tomé la palabra cuando me invitaron a algunos shows en los Angeles: The Bonnie Hunt Show, así como alguna radio o TV local.

Cuando llegué a Los Angeles lo llamé y me guio en cómo responder cuando eres entrevistado por profesionales. Una de las cosas que me dijo fue que permaneciera humilde en todo lo que hiciera. Me puntualizó que a veces las entrevistas tienen agenda y que no me enganchase en eso, sino que permaneciera humilde, honesto y con gratitud. Seguí ese consejo desde entonces hasta ahora. Trato y siempre recuerdo que fue un trabajo en equipo el que hizo que ese día no fuera un potencial desastre, sino un milagro, y que nadie de los que sirvió ese día era más grande que el objetivo final.

Me siento honrado de haber recibido ese consejo que me ha servido tanto. Ha habido momentos cuando las cosas han podido salirse de las manos, pero siempre regreso a esa llamada para recordar el permanecer humilde en todo lo que hago y tratar, así como honrar y agradecer a los demás.

La próxima vez que tengas una gran presentación, charla o interacción, toma la posición de ser humilde en primera instancia. Invierte el tiempo y ten la humildad de prepararte de manera que tengas la confianza de estar en tu mejor forma cuando llegue el momento. Puede que solo tengas una sola oportunidad para hacer una gran impresión, y si retrocedes un poco y te enfocas en servir y en agregar valor a la(s) otra(s) persona(s) con la(s) que estás, tus chances de éxito aumentarán exponencialmente.

Hasta el próximo post recuerda que ¡todos los MOMENTOS de tu vida IMPORTAN!

Traducción: María Teresa Febreiro

https://www.facebook.com/MTCCPTY/

[email protected]

 



Deja tus comentarios aquí: