Momentos que importan – Parte 4: La solución de problemas – la forma más rápida de lograr liderazgo.

Momentos que importan – Parte 4: La solución de problemas – la forma más rápida de lograr liderazgo.

Una de las cosas que más disfruto es conocer a líderes en todos los aspectos de la sociedad. Cada uno ha alcanzado su estatus de líder por diferentes razones. Algunos se han convertido en líderes por nombramiento, elección o por haber sido llamados a esa posición. Ellos tienen el título de líderes, pero pueden o no tener las competencias necesarias para realmente liderar; muchos son gerentes disfrazados de líderes. Algunos han ganado su designación de hecho; han alcanzado algo extraordinario, y por sus acciones han logrado su estatus de líder. Algunos, incluso, han solucionado GRANDES problemas. Aquellos que han logrado esto no solo se han ganado su liderazgo, sino que también serán recordados por décadas como líder de líderes.

Cuando comencé mi viaje de desarrollo personal, aprendí que realmente yo no tenía ningún problema. Las personas exitosas reconocen oportunidades o desafíos en los problemas. Una vez que aprendí a replantear qué es un problema, empecé a resolver mis desafíos de una manera más efectiva. Como dice mi mentor Tony Robbins: “nos acercamos más a quien realmente somos por los problemas que logramos solucionar”.

A menos que estés muerto, siempre tendrás desafíos. Adopté la creencia de que “la resistencia te hace más fuerte”, y que nos expandimos y crecemos más a medida que resolvemos esos desafíos. En mi charla TEDx “JOLT: rebotando de vuelta” hablo sobre alguna de las técnicas y estrategias que puedes emplear para replantear la situación de manera que no solo puedas crecer, sino también expandir tus relaciones, tu carrera y tu visión del mundo, lo que al final te dará claridad sobre tu misión. Una vez que entiendas tu propósito y misión, tendrás la motivación necesaria para resolver los desafíos que encuentres en tu camino. El objetivo es mejorar el tipo de desafíos: a grandes problemas, grandes soluciones, más autoestima y las personas terminarán acercándose a ti para que les ayudes con sus propios problemas.

En mi charla “Liderazgo enfocado en la misión” doy ejemplos de algunos de los líderes que me he encontrado, y cómo ellos convirtieron sus problemas en desafíos y luego desarrollaron la misión de su organización alrededor de ellos. Eso fue lo que hizo el general Norman Schwarzkopf, Comandante de los Estados Unidos en la Guerra del Golfo. Una de sus frases más famosas es “cuando estás al mando, hazte cargo”. Cuando tuve la oportunidad de conocerlo y hacerle una pregunta, me respondió que la misión que él tenía en la Guerra del Golfo era “sacar a Saddam de Kuwait”. De una manera concisa y suave, él reforzaba esa misión diariamente a sus tropas; les recordaba todas las cosas que los demás percibían como problemas o inhibidores para lograr la misión no eran problemas, no contribuían con el objetivo así que los llamaba a enfocarse en la misión.

Los mejores líderes que he conocido y para los que he trabajado tienen una manera similar de afrontarlos. Donde percibía “problemas”, solo eran obstáculos u objeciones, y continuamente me recordaban el enfocarme en la misión mayor y ser recursivo a la hora de enfrentar los desafíos.

Mi meta es que a medida que vaya envejeciendo pueda resolver desafíos mayores para ser así un ejemplo para mis hijos de cómo convirtiendo un problema en una oportunidad o desafío, asumiendo el estado mental apropiado para resolverlo, asociar un significado empoderador y buscar a personas que ya hayan resuelto algo similar, ellos puedan crecer y llegar a ser los líderes que estoy seguro que pueden ser.

Uno de mis pasajes favoritos de la Biblia es Mateo 15:29-39: Jesús alimentando a las 4000 personas. Esta cita me da la estrategia de cómo ganar liderazgo a través de la solución de problemas. Jesús tenía un problema: más de 4000 personas hambrientas. El rápidamente entendió el problema, reunió a su equipo (los discípulos), les dio la misión de alimentar a las personas y los llamó a todos para crear un plan para manejar dicha misión.

Él ya sabía la respuesta, pero quería involucrar a su equipo en el proceso de buscar la solución para que en el futuro ellos tuvieran el marco de referencia de cómo resolver problemas, algunos de ellos los más grandes del mundo. Una vez que el equipo le trajo la solución (algo de pan y pescado) los incluyó su ejecución. Les enseñó cómo ser recursivos a la hora de solucionar cualquier problema. Jesús reforzó el porqué él era el líder que era, resolviendo grandes problemas es la forma más rápida para ganar liderazgo en cualquier organización de la que formes parte.

Cuando aparezca algún problema en tu organización, en tu equipo o en tu familia, recuerda el consejo del general Schwarzkopf: cuando se te dé la oportunidad de liderar, toma el liderazgo. Toma el problema, replantéalo como una oportunidad o desafío (identifícalo), reúne a tu equipo (tormenta de ideas), incluye a todos en el equipo (compromiso) en la solución (sé humilde y deja que otros tomen el crédito). Esta estrategia no es nueva, pero ha sido probada una u otra vez a lo largo del tiempo. Puedes usar la experiencia de otras personas reduciendo sus años de aprendizaje en días para ti. Verás que podrás resolver problemas más grandes y a medida que puedas resolver mayores problemas tu camino para ser reconocido como líder se te revelará.

Hasta el próximo post recuerda que ¡todos los MOMENTOS de tu vida IMPORTAN!

 

Traducción: María Teresa Febreiro

https://www.facebook.com/MTCCPTY/

[email protected]



Deja tus comentarios aquí: