Momentos que importan – Parte 6: La prosperidad es más que la riqueza

MOMENTOS QUE IMPORTAN – PARTE 6: La prosperidad es más que la riqueza

Cada semana me preguntan por lo menos una vez sobre la prosperidad. Me preguntan cómo ser próspero o cómo obtuve prosperidad o cuál es el camino más rápido para lograrla. Me siento humilde cuando me preguntan eso, pero muchas de las personas que lo hacen solo miran la prosperidad desde un punto de vista económico o de riqueza. Cuando esa es la perspectiva principal del ser prósperos, le doy una visión diferente ya que he encontrado que la mayoría de las personas más prósperas del mundo que he conocido y entrevistado, ahora y en el pasado, no son ricas económicamente hablando. Su prosperidad viene de tener la mentalidad de contribución e impacto.

Yo no considero que soy financieramente próspero, aunque el concepto de serlo es relativo. Cuando tuve mi conferencia en Panamá, muchas de las personas me veían como si lo fuera, pero cuando me llevaron a dar una vuelta por la ciudad vi a muchas personas luchando. Cuando hablaba con ellos (en inglés y en español), me di cuenta de lo felices que eran muchos de ellos. Quería ayudarlos, pero me decían que tenían riqueza y todo lo que necesitaban. Esto me confundía un poco, pero a medida que indagaba más me di cuenta de que su definición de prosperidad era el ser felices con tener los recursos necesarios y optimizarlos. Ese viaje a Panamá me ayudó a abrir mi visión del mundo y darme cuenta de que probablemente estuve enfocado durante mucho tiempo en las cosas equivocadas. Sí, ser financieramente solvente es importante, pero vivir una vida realmente próspera es más que el tener dinero.

“Todo lo que tienes o no tienes es el resultado de un mensaje consistente que le envías al universo”.

El universo o nuestro Creador nunca nos pide que luchemos o que seamos mártires. La madre Teresa fue un brillante ejemplo de ello. Ella eligió vivir su vida sin tener abundancia financiera. Ella tampoco vivió una vida de pobreza. Siempre volaba en clase económica, pero era ascendida a primera clase, no porque se sintieran obligados, sino por quien ella era y en lo que se convirtió. A todos los lugares que iba, lo hacía para servir, pero con frecuencia las personas con menos recursos hacían cosas por ella. Esto era porque sabían que su foco era hacer lo correcto y servir a aquellos que más lo necesitaban. La madre Teresa vivió una vida muy próspera aunque ella no lo estaba buscando.

La verdadera prosperidad siempre tiene una finalidad de ganar-ganar. La madre Teresa es un ejemplo de alguien que tenía verdadera prosperidad y abundancia y ahora, reverenciada por su trabajo con los pobres en India, ha sido proclamada santa por el papa Francisco.

Durante mis 32 años trabajando en ventas y gerencia de ventas, me enfocaba en los resultados y tener abundancia financiera. No me di cuenta de ello hasta que mi mentor Tony Robbins me explicó los niveles de consciencia, entonces vi por qué yo seguía teniendo éxito, pero no avanzaba. Me pidió que me evaluara dentro de los ocho niveles de consciencia; donde rápidamente me vi reflejado en «el orden y lo absoluto», podía explicar racionalmente por qué estaba en ese nivel. Pero a medida que lo discutíamos me di cuenta de que realmente estaba motivado por la lucha y el conseguir, enfocado en la imagen, el estatus, el éxito y el crecimiento. Vi hacia atrás en mi vida y tenía total sentido; fui tan atrás hasta mis tiempos de bachillerato y mis años en la Universidad James Madison. Viví siempre con esa mentalidad y nunca la superé, lo cual explicaba por qué nunca tuve una felicidad y alegría reales en mi vida.   Pero ese 15 de enero de 2009 todo cambió. Aproximadamente un mes después del ‘Milagro sobre el Hudson’ estaba con mi equipo de seguridad de Tony en New Jersey, discutiendo sobre lo que pasó ese día en el Río Hudson y sobre los niveles de consciencia, de pronto uno de mis compañeros puntualizó que observaba un gran cambio en mi: ahora estaba en un nivel
de ‘integración y fluidez’, alineando e integrando sistemas, valores, conocimiento y
competencias en vez de enfocarme en el poder y en mi. Esa discusión realmente abrió mi
mente a darme cuenta que aquellos que son más prósperos en la vida son los más recursivos,
siendo capaces de optimizar los recursos que tienen disponibles y ser capaces de crecer y
prosperar no sólo financieramente, pero también, física y emocionalmente así como en sus relaciones.

Piensa por un momento en las cosas que tienes en tu vida y en lo que te enfocas. ¿Tienes lo que realmente necesitas? Asumo que muchos de ustedes lo tienen. ¿Estás alineado con tu Creador? ¿Qué puedes hacer para mejorar las relaciones que tienes en tu vida? ¿Estás teniendo pensamientos positivos en vez de absorber toda la negatividad que hay alrededor de ti? ¿Qué puedes hacer para tener más energía en tu cuerpo? Esta semana enfócate en tu totalidad, no solo financieramente, y una vez que lo hagas, los recursos económicos vendrán. Se trata del mensaje que consistentemente lanzas al universo. ¡Quizá te des cuenta de que ya eres próspero! Yo ya lo soy y puede que financieramente lo vuelva a ser.

Hasta la próxima y recuerda que todos los MOMENTOS en tu vida IMPORTAN.

 

Traducción: María Teresa Febreiro

https://www.facebook.com/MTCCPTY/

[email protected]



Deja tus comentarios aquí: