Motivación arriba aun en los peores momentos

Motivación arriba aun en los peores momentos

Ya entramos en el cuarto mes del año y pareciera que aquella resolución de principio de año en la cual juramos perder peso hubiera quedado en los anales de la historia antigua… Sí, parece mentira que a solo 4 meses lo que al principio del año parecía un hecho, un plan perfecto, se haya convertido en una tarea titánica que casi nos invita a claudicar. Pero esto no es nuevo ni tú eres la única persona que está “padeciendo” de este síndrome, es por eso que hoy vamos a renovar esa promesa, vamos a volver a enfocarnos en ese objetivo y gracias a algunas técnicas que te voy a dar a continuación estoy segura que podrás retomar la energía y la motivación que ahora sientes que no tienes pero que en realidad esta dentro de ti.

1) Lo primero es buscar lápiz y papel y escribir qué es lo que quieres lograr: esto debe ser concreto por ejemplo la talla del pantalón que quieres usar, el peso que refleje tu balanza, ese síntoma molesto que quieres que desaparezca o a lo mejor esa cifra del colesterol que quieres que de una vez por todas vuelva a la normalidad. Lo que sea escríbelo y hazlo con detalles.

2) Establece metas realistas, olvídate de aquello de “30 libras en 30 días” y ese tipo de promesas que solo se dan en los reality shows, lo mejor es que la meta general la dividas en varias pequeñas y que consultes con tu nutricionista como debería ser la manera sana y fácil de bajar de peso para entonces comenzar a trazar la estrategia.

3) Si no habías sido lo suficientemente elocuente pues es hora de publicar en facebook o en twitter y de publicar a los cuatro vientos que estás decidido a bajar peso y a recuperar tu salud y que tienes un plan. Esto hará que tengas que confrontarte constantemente con las preguntas de tus amigos y compañeros de trabajo y te convertirás en un líder promotor de cambio que tiene el compromiso de cumplir su palabra.

4) Comienza a hacer un cambio a la vez, te recomiendo uno a la semana. Por ejemplo la primera semana comienza tomando el agua que necesitas, luego la segunda semana sustituye el pan y el arroz blanco por sus versiones integrales, luego incorpora una fruta diaria y así… cuando te des cuenta ya tendrás muchos hábitos nuevos y sanos ocupando el espacio de los malos y esto te hará sentir el proceso de transformación mucho más fácil y divertido.

5) Cuando tengas una “baja” de motivación acude al experto en inyectarte de nuevo las ganas de seguir adelante, no solo es normal sino que es sano que a veces nos sintamos que no podemos más o que estamos aburridos y ese es el momento de consultar con el experto que estoy segura te volverá a enfocar en tu objetivo dándote ideas nuevas para continuar.

6) Recuerda que una carga entre dos pesa menos así que búscate un amigo o amiga, alguien de tu familia, un compañero de trabajo que quiera acompañarte en tu transformación y ser parte de ella, rodéate de personas que te ayuden y te motiven y aléjate de aquellas que intenten sabotear tu trabajo.

Finalmente te deseo mucha suerte en tu cambio y te invito a que lo disfrutes, lo documentes y después sirvas de testimonio y motivación para otras personas que te rodean.



Deja tus comentarios aquí: