Motivación ¿cómo no perderla cuando me propongo hacer realidad mis sueños?

¿Cómo no perder la motivación cuando me propongo hacer mis sueños realidad? Si usted se ha preguntado esto alguna vez es porque en algún momento del camino hacia sus metas hubo un cambio de destino y la idea de estas líneas es comenzar a construir una respuesta a esa interrogante paso a paso que genere un cambio, que haga posible la construcción de un camino más seguro hacia el éxito.

El 1er paso es definir motivación y realidad, de lo contrario no generaremos un cambio en su accionar porque estaríamos hablando probablemente de cosas distintas. Hay muchas maneras de aproximarnos a estos términos, a efectos de este artículo para definir motivación y realidad tomaremos del ámbito empresarial la definición de la competencia «Motivación al logro de resultados», entendiendo esta como una habilidad, destreza y conducta observable orientada a la consecución de una tarea, meta u objetivo, en un periodo de tiempo determinado, en mayor o menor medida. Al incluir el aspecto «observable» en la definición estamos considerando que todo aquello que podamos observar también lo podemos medir, y si podemos calificarlo y cuantificarlo entonces existe, puede modificarse y efectivamente forma parte de nuestra realidad.

Si usted se está preguntado ¿Qué tiene que ver la motivación al logro con hacer mis sueños realidad?, entonces se está haciendo una muy buena pregunta y entramos ahora a desarrollar el 2do paso en donde hablaremos de la «des-motivación ante el no-logro de resultados», una de las razones por las cuales desviamos nuestro rumbo hacia el éxito es la poca tolerancia a la frustración con la que contamos o, en otras palabras, las pocas ganas que tenemos de fracasar. Ante un fracaso probable un número importante de personas prefiere cesar en sus intentos que insistir, es mucho más fácil permanecer en nuestra zona de confort que transcender.

Si ahora usted se está preguntando ¿Cómo hago para vencer mi temor al fracaso y conquistar definitivamente mis anhelos?, de nuevo se está haciendo una pregunta poderosa y me permite comenzar con el 3er paso que consiste simplemente en transformar sus sueños en tareas progresivas y concretas a ser desarrolladas durante un periodo de tiempo corto (no mayor a 30 días), por ejemplo: si el objetivo es mejorar su capacidad cardiovascular (objetivo final), entonces una tarea podría ser nadar al menos 3 veces por semana (objetivo parcial), media hora diariamente durante la primera semana e incrementar el tiempo en un 10% semanalmente, contemplando un premio o estímulo (afín con su objetivo final) luego de haber cumplido los primeros 15 días de actividad ininterrumpida e igualmente incrementar ese reforzamiento de forma progresiva y proporcional al esfuerzo, generando así una serie de éxitos sucesivos.

Una de las múltiples razones por las cuales nos desmotivamos hoy es la impaciencia, cada vez estamos menos dispuestos a esperar el tiempo que sea necesario para obtener alguna recompensa, eso tiene que ver con la inmediatez propia de nuestros días directamente asociada con los avances tecnológicos y otros aspectos propios de lo actual, por tal motivo una de las claves para mantenernos motivados en la actualidad está en el reforzamiento a corto plazo asociado con una ejecución favorable, nunca sin perder de vista que existe un objetivo final y varios objetivos parciales que forman parte del camino para hacer de sus sueños una realidad.

 



Deja tus comentarios aquí: