Motivación intrínseca y extrínseca: ¿las necesitas?

Motivación intrínseca y extrínseca: ¿las necesitas?

¿Cuándo fue la ultima vez que quisiste algo demasiado? ¿puedes pensar en lo que te motiva hacia eso que deseas? y si lo obtienes, ¿cuáles fueron tus motivaciones detrás de ello?. Cuando se trata de perseguir algo que quieres, sea un trabajo o un carro o una casa que te mueras por tener, incluso el amor de tu vida, existen muchas fuerzas que te atraen hacia aquello que deseas.

¿Qué es lo que te motiva?

Las probabilidades están en que si miras atrás de tu camino hacia el logro, te darás cuenta que la raíz de tu motivación era tener un propósito especifico. Este es el factor mas importante que te permite motivarte a trabajar más o a encontrar las soluciones que te permitan lograr lo que deseas.

Es importante tener un propósito u objetivo porque una vez que lo tienes, se crea una fuerza que te empuja hacia ello o te atrae hacia el. Este empuje o atracción es la fuerza básica detrás de cada tipo de motivación. Se puede dividir en dos: la motivación intrínseca y la motivación extrínseca. Entender estos tipos de motivación te dará mas control sobre tu propia auto motivación.

Tipos de motivación

  • Motivación intrínseca

Este tipo de motivación proviene del interior, es decir, de uno mismo. Es el tipo de motivación detrás de todo lo que hacemos que nos da la sensación de satisfacción o disfrute del mismo; cuando la tarea misma es la recompensa. Si piensas en algo que amas hacer, tocar algún instrumento musical, jugar videojuegos, cocinar, pintar, etc, siempre existe la motivación intrínseca en ella.

Cuando estamos haciendo algo que nos genera motivación intrínseca, vamos a encontrar que:

  1. Es bastante fácil mantener la concentración.
  2. Deseamos hacerlo bien porque la tarea se merece el mejor esfuerzo.
  3. Lo haríamos más allá de obtener dinero o una recompensa de cualquier tipo.

Es importante señalar que la motivación intrínseca también esta estrechamente ligada con el estado de ánimo, cuando nos sentimos contentos o alegres y positivos disfrutamos las tareas.

Por otro lado, también existen algunas tareas no hay forma de que disfrutemos hacerlas. Ahí es cuando aparece la motivación extrínseca.

  • Motivación extrínseca

Es aquella que proviene del exterior. Esta motivación nos lleva a hacer que no queremos porque al final se nos ofrece una recompensa. Piensen en las cosas de su vida que hacen para lograr una meta en particular: quizás estudian mucho en la universidad no porque les guste estudiar, sino porque quieren obtener un título. O quizás trabajan en algún trabajo aburrido porque quieren la paga.

A veces las personas piensan que la motivación extrínseca es superficial o vacía – pero puede ser una fuerza muy poderosa. Las mayoría de las cosas difíciles se vuelven más tolerables cuando tenemos algo que obtener al final.

Con la motivación extrínseca encontraremos que:

  1. Nos resulta más difícil concentrarnos – vamos a estar tentados a retrasar la tarea.
  2. Queremos completar la tarea con un grado de calidad suficiente para obtener la recompensa, pero no nos importa que sea perfecta o alcance la excelencia.
  3. Vamos a estar mucho más negados a hacerla si no hay recompensa.

Este tipo de motivación es mucho mas fácil de crear que la intrínseca pero ¿cuál crees que necesitas o que necesitan tus empleados para realizar mejor su trabajo?



Deja tus comentarios aquí: