De mujeres

Es largo y misterioso el camino para conocer a una mujer en su totalidad, la vida terrenal no alcanza; no es suficiente, la lógica es limitada y no da respuestas, toda intención de conocerla al tiempo se torna árida y confusa. Somos las que llevamos en el vientre la vida que el hombre estuvo dispuesto a pasar, somos las que en silencio creamos a ese nuevo ser para que luego venga al mundo y ¿quién sabe del misterio de la creación? Es tan inmenso este proceso donde creamos vida, que ni nosotras podemos acercarnos a saber que ocurre exactamente, mas sí sabemos que sucede en nuestro vientre. Sentimos al ser que está dentro y sabemos incluso si algo no anda bien. Este regalo sagrado de crear vida nos hace criaturas misteriosas y llenas de un mundo interior infinito en todas las expresiones posibles.

Nos representa la Luna y nos representa lo obscuro, ya que nuestro vientre es la cueva húmeda y sin luz donde se crea la vida. Desarrollamos un inmenso sentido de observación que luego no puede traducirse en palabras y por ello somos intuitivas. Ancestralmente es la que cuida y mantiene el hogar (lugar donde se hace la lumbre o fuego) administra la provisión y es recolectora de naturaleza, es también esta una posible explicación de porque amamos comprar de todo, en el fondo la mujer ancestral nos dice: almacena esa es tu esencia. Que hoy exista un poco de exceso no es extraño para nada, porque en el fondo estamos buscando conectarnos con aquella olvidada mujer; intentamos reunir los huesos del esqueleto antiguo que nos hacía danzar felices en la lluvia y gozar de lo sencillo.

Ahora solo deseo decir a nuestros hombres que son los mejores y que de ustedes se nos pasa la vida a nuestras madres y sí los amamos profundamente. Llegado el momento de parir un varón lo amamos tanto como a su padre, pero solo ámennos, no intenten entendernos, ni quieran cortar más nuestras alas, siempre volaremos alto.

Mujeres amadas, honren y respeten a sus hombres porque de uno provienen (su padre) pero no apaguen su llama interna, no se desconecten de su saber ancestral, tejan, canten, cocinen con especias y reúnan a sus iguales, rían y aprendan de cada una, para hacernos fuertes e identificadas en el propósito de nuestra esencia que es misteriosa y sabia.

Os he dicho que a la mujer hay que amarla, no comprenderla. Si quieres que una mujer cambie de idea, muéstrate de acuerdo con ella. La función del hombre en la reproducción es casi nula. Esta inferioridad ha creado el mayor problema, el hombre ha empezado a cortar las alas de la mujer*

Los lobos y las mujeres se creen que están moldeados con el mismo barro, se supone que son astutos, traicioneros y poco fiables, pero el aspecto del lobo en el que la mujer salvaje se basa es la idea de la libertad, la idea de ser pura; por lo tanto pelo a pelo, hueso a hueso la mujer salvaje regresa. Se dice, que con el tiempo, el espíritu de la mujer y el lobo se reúnen en el ocaso cuando la anciana llega.**

* Extracto del libro de la mujer de Osho

** Extracto del libro Mujeres que corren con los lobos de Clarissa Pinkola Estés



Deja tus comentarios aquí: