Música para el corazón

Música para el corazón

Es un arma potente para reponer las energías, levantar el ánimo, mejorar las capacidades cognitivas. Es un antídoto contra la depresión y una herramienta para mejorar el lenguaje. Es un detonante de emociones y un motor que invita a poner el cuerpo en movimiento. Sin duda, es una aliada de nuestra salud. Escribo, por supuesto, sobre la música.

Hace pocos días llegó a mí -a través de Twitter- una noticia grandiosa: combinar la música y el ejercicio podría evitar problemas del corazón, especialmente cuando escuchamos nuestras canciones favoritas. Esta conclusión surgió de una investigación realizada por la Sociedad Europea de Cardiología.

Los autores del estudio explicaron que escuchar música por lo menos durante 30 minutos diarios mejora las funciones cardíacas, debido a que refuerza el endotelio vascular; es decir, la lámina que recubre los vasos sanguíneos y que ajusta la producción de óxido nítrico y demás vasodilatadores que reducen la resistencia vascular, según el portal ABC de España.

El experimento consistió en dividir a un grupo de personas en tres grupos: unos realizaron 30 minutos de ejercicio físico, otros solo practicaron ejercicios y el tercer grupo únicamente escuchó música. Tras 3 semanas de entrenamiento, las personas que practicaron ejercicio escuchando música obtuvieron mejores valores de óxido nítirico, en segundo lugar los que escucharon música y en tercero los que solo escucharon música. De allí, se llegó a la conclusión de que combinar ambas actividades mejora el endotelio vascular y protege el corazón.

Decir que la música es medicina para el corazón dejó de ser una simple frase dulzona para convertirse en realidad. Hoy tenemos más razones para disfrutar de la música que nos mueve con plena conciencia de los beneficios que brinda a nuestra salud.



Deja tus comentarios aquí: