Descubre la musicoterapia

¿Quién de nosotros no ha experimentado ansiedad mientras estamos en la sala de espera del médico o del odontólogo? ¿Sabrás que la música que existe de fondo en alguno de estos lugares te ayuda a tranquilizar? Veamos por qué.

Desde siempre se ha sabido el efecto que puede tener una melodía sobre nuestro estado de ánimo. Hay canciones que nos ponen eufóricos y otras que nos llevan a la calma o quietud dependiendo del ritmo que elijamos. Incluso, puede ser un medio de expresión cuando no logramos decir con palabras o imágenes lo que queremos transmitir.

Pero ¿qué hay más allá del efecto emocional?

El efecto de la música sobre nuestro cuerpo ha tenido, a lo largo de la historia, un manejo un tanto empírico. Sin embargo, una revisión reciente de 2012, publicada en Nutrition y sustentada en la revisión de varios estudios, indica que la música influye en el eje hipotálamo-hipófisis-corteza suprarrenal, en el sistema nervioso autónomo y en el sistema inmunológico o de defensa.

Cuando estamos en una situación de estrés se activa la secreción de cortisol por parte de la corteza suprarrenal por la acción estimuladora de la hipófisis. El cortisol aumenta el metabolismo basal, suprime el sistema inmunológico y contribuye a crear estados de ansiedad y depresión.

Basado en esto último, se han realizado numerosos estudios usando musicoterapia en pacientes en etapa postoperatoria. Se ha visto que un ambiente musical adecuado disminuye de manera notable sus niveles de cortisol lo que hace que el restablecimiento de su salud sea más rápido.

También se ha demostrado que los pacientes que son intervenidos en quirófanos con ambiente musical adecuado requieren menos sedación. Se ha comprobado el efecto benéfico de la música en el manejo de bebés prematuros. La influencia positiva sobre el sistema límbico e hipotalámico parece ser causa de la reducción de la incidencia de ataques cardíacos.

musicoterapiaEn un estudio publicado en la revista Enfermería Avanzada se afirma que la percepción del dolor puede disminuir hasta un 21% gracias a la música. Los pacientes que escucharon música una hora diaria durante una semana, afirmaron sentirse física y psicológicamente mejor que aquellos que no lo hicieron. Si bien es cierto que el dolor crónico no se elimina con la música, ésta puede actuar como coadyuvante del tratamiento analgésico.

Se ha visto el efecto benéfico de la música en las oficinas y fábricas, sobre todo en las que se realiza trabajo mecánico, disminuyendo la fatiga y aumentando el rendimiento.

Pero, hay más. La música mejora el tiempo de recuperación luego de un ejercicio extenuante. Existe cierto tipo de ritmo que estimula el metabolismo basal lo que ayuda a las personas que se encuentran en regímenes de pérdida de peso. ¿Sabías que la música mejora el aprendizaje, el funcionamiento integral del cerebro y las habilidades de la comunicación? Así es. Por tanto piensa bien la próxima vez que quieras estudiar o trabajar en silencio. Podrías estar perdiendo muchos beneficios que te brinda el lenguaje universal.



Deja tus comentarios aquí: