Nada te falta ¿quién dijo miedo?

Vivimos con un temor permanente de ser despedidos, de perderlo todo: casa, carro, hijos, pareja, amor…

Tenemos temor de ser embargados por no pagar cuentas, impuestos, electricidad, condominio, teléfono…

Miedo de que nos falte el pan de cada día y de sentirnos avergonzados ante la sociedad.

Rutina diaria

Todos los días comienzan igual: a las 6 de la mañana te bañas, desayunas (si puedes) y luego la cola diaria de hasta dos horas para llegar a la oficina.

Sales de allí a las 6 o 7 pm (dependiendo del jefe o de la compañía para la cual laboras). Llegas a tu casa entre las 8 y 9 de la noche.

Cuando llegas estás agobiado, cansado, preocupado. Por más que trabajas te sientes en un hoyo. Así que andas de mal humor, no soportas a tu pareja ni ella a ti, si tienes hijos no tienes tiempo de atenderlos…

Tratas de dormir porque al día siguiente comienza la misma historia.

El tiempo a dedicar para aprender a ser feliz lo pones tú

Empieza tu día con gratitud por todo lo que tienes y lo que ya has alcanzado. Descubrirás que es una excelente forma de comenzar tu rutina y de atraer mayores beneficios hacia ti. Al principio cuesta, pero luego se vuelve una «bendita» rutina.

Si actualmente no trabajas, eres jubilado o eres estudiante, pues mucho mejor. Empieza a ver lo positivo de esta situación. ¿Quién sabe? Quizás descubres una nueva manera de generar muchos ingresos sin tanto sacrificio, la creatividad surge y la luz se expande en tu conciencia.

«Cuando uno está inspirado siguiendo un propósito, un proyecto extraordinario, todos los pensamientos creativos se liberan, la mente trasciende limitaciones, la consciencia se expande en todas direcciones y uno se encuentra en un mundo nuevo, grandioso y maravilloso. Se despiertan las energías, facultades y talentos latentes y se descubre que se es una persona muy superior a lo que jamás se ha soñado ser». Patañjali.

  1. No esperes cosechar algo si no siembras nada. Es una ley. Si quieres cosechar éxito, siembra dedicación.
  2. Busca respuestas a todas tus interrogantes en tu interior. No te dejes influir por quienes te rodean.
  3. Si adoptas la actitud de dejar que pasen las cosas, y dejas de seguir intentando controlar todo, toda resistencia (bajo la forma de pensamientos negativos) desaparece.
  4. Tan sólo dedica unos minutos diariamente a ti. Respira profundo, medita, escucha a Dios, a tu ángel o a tu ser interno en ti. No pidas nada, sólo escucha. Tú no sabes lo que te conviene.
  5. Está atento a tus sueños, se dice que estos son el lenguaje del alma y de los ángeles que al ver que no les escuchas te tratan de transmitir mensajes a través de este mecanismo.
  6. Ejercítate y aliméntate bien.

Es mágico

Tu inversión inicial es mínima, no necesitas dinero, sólo tiempo para ti y aprender a estar presente.

Estamos viviendo un momento único. Lo que antes era inimaginable, ahora es posible, así que ésta es la mejor época para iniciar lo que quieras. La crisis aparente es sólo una oportunidad para las personas emprendedoras.

Incluso en las peores circunstancias, puedes transformar tu mundo con la energía del servicio amoroso y del agradecimiento.



Deja tus comentarios aquí: