Nadar contra corriente

Cuando las posibilidades que se abren ante mí, me abruman, cuando nado contra corriente y parece que no me muevo de donde este. Cuando todas las luces del cielo, te hacen preguntas y no te dan respuestas. Cuando no es importante lo que eres…como ser humano.
Cuando parece que no hay salida posible ante una situación. Siempre por un extraño motivo, se abre una puerta inesperada, y los pensamientos se modifican y el corazón grita con fuerza…estoy aquí!, estoy viva! y que todos los días son un momento para elegir y acertar.
Una emoción me anuncia que todo saldrá bien y que es tiempo de cambios y la felicidad se abre paso y cada uno de mis sentidos, los golpea y los hace reaccionar.

Aprendo a mirar dentro de mí y busco disfrutar de cada momento y saborear cada segundo.
Aprendo a tratarme con respeto y a tenerme en alta consideración.
Aprendo a respetar a todos y a tenerlos en alta consideración.
Aprendo que todos tenemos un motivo latente para actuar, como lo hacemos.
Aprendo que el miedo es un veneno que transforma el comportamiento. Y con paciencia saco el veneno y me lleno de amor.

Aprendo a actuar siempre desde el amor. Y la felicidad me inunda y todo tiene una importancia relativa poco a poco, veo el mundo desde lejos, con todas sus reglas y disfruto de lo que me da y adoro y me emociono con cada salida del Sol y con cada paso y cada paisaje que me regala la Tierra y el Universo.

El resto de las expectativas desaparecen dando paso a un sentimiento indescriptible y continuo y el tiempo deja de existir…Lo que todos queremos sentir, La Felicidad, tan deseada, no esta lejos, sólo que tenemos que. Aprender a verla y a redefinirla.

 



Deja tus comentarios aquí: