Navaratri: las noches de la madre divina

A pesar de que la mujer tiene, muchas veces, un estatus inferior en el complejo entramado social de la India, el aspecto femenino de lo Divino es esencial para el hinduismo. De hecho, se le considera igual de importante que el aspecto masculino.

Se dice que el aspecto masculino de la divinidad es el poder Absoluto e Inmanifestado, mientras que la shakti o energía femenina es el aspecto dinámico, es decir el que pone esa fuerza universal en movimiento. Por ende, sin su accionar nada sería posible. Ambos son inseparables. Uno no puede existir sin el otro. Son como el fuego y su calor, el sol y sus rayos.

DurgaLa Madre Divina o el aspecto femenino de lo Divino ha sido adorado desde siempre en numerosas civilizaciones y con diferentes nombres (‘Naturaleza’, ‘Pachamama’, ‘Virgen’), pues relacionar lo que llamamos Dios con una ‘Madre’ es natural para aquellos que sienten esa energía protectora y original del Universo.

En el caso del hinduismo, el mayor festival en honor a la Madre Divina se denomina Navaratri, (del sánscrito ‘nava’ = nueve y ‘ratri’= noche) y consiste, justamente, en nueve noches (con sus diez días) de adoración al aspecto femenino de la Divinidad.

De acuerdo con la cultura hindú, la Madre Divina es una, pero se representa bajo diferentes aspectos a los que se han dado distintos nombres. Los antiguos rishis (sabios) de la India enseñaron a adorarla como manifestaciones de creación, preservación y destrucción. Los nombres que corresponden a estas tres funciones son Sarasvati, Lakshmi y Durga.

Asimismo, la celebración de este festival se explica como un viaje espiritual; es decir que durante ese tiempo, el buscador pasa por todas las etapas simbólicas del camino espiritual interno. Cada una de las etapas está directamente relacionada con los tres aspectos arriba mencionados de la Madre Divina.

Durga

 Los tres primeros días (este año 27, 28 y 29/09) se rinde culto a Durga, la energía femenina que representa la destrucción.  A primera vista, observando su imagen aparentemente feroz se puede pensar que se está venerando una Diosa temible. Para evitar malentendidos es necesario comprender los simbolismos.

Durga destruye para salvar, para luego poder construir. Destruye el invierno para que llegue la primavera y, a nivel interno, tiene las herramientas para destruir todas nuestras imperfecciones. Destruye la ignorancia para instalar el conocimiento, la oscuridad para restaurar la luz.

Según la tradición, para desarrollar las buenas cualidades, primero se han de eliminar las faltas. Por lo tanto, durante los tres primeros días se pide a la Madre que ayude a destruir dichas faltas, las tendencias negativas de cada persona. Se necesita practicar introspección para reconocer las propias faltas y pedir que desaparezcan.

Lakshmi

Después de que Durga ha ayudado en la purificación, Lakshmi ayuda en la etapa siguiente, de otros tres días (30/09, 1 y 2/10), que es la de adquirir cualidades morales y espirituales. Lakshmi es la energía femenina que representa la preservación, es decir la energía que mantiene y salvaguarda el mundo. Para mantener, primero uno debe poseer. Por lo tanto, Lakshmi está a cargo de nutrir y mantener la Tierra. A ella, por lo tanto, también se la considera la Diosa de la abundancia, la fortuna, la salud y la belleza.

La riqueza que distribuye Lakshmi no debe entenderse sólo en el sentido material. El mensaje es que la única verdadera riqueza digna de adquirirse es la riqueza interior, la fuerza de voluntad, el vigor moral y también la fuerza intelectual.

Sarasvati

Al llegar al séptimo día se comienza la adoración a Sarasvati (3, 4 y 5/10).  A Sarasvati se la considera la Madre de toda la creación. Es aquella que otorga la esencia de nuestro verdadero yo. Ella es el origen y la conclusión. Representa poder e inteligencia.

También representa la creatividad, las ciencias, las artes, las profesiones y los oficios. Es el conocimiento, en oposición a la ignorancia y la oscuridad.

Es así que, observando el orden de los festejos en Navaratri, se puede notar que se trata de un proceso evolutivo, para regresar a la fuente y alcanzar lo divino. En el décimo y último día, llamado Viyaya Dasami (6/10) se celebra la victoria de la luz, representada en la Madre, sobre la oscuridad, sobre toda negatividad e ignorancia.

Después de conocer esta  explicación creo que se trata de una festividad que, por más que sea de origen hindú, puede aplicarse, en esencia, a cualquier persona que crea en el poder maternal del Universo.

Lee este artículo relacionado: Cómo celebrar Ganesha Chaturthi

 



Deja tus comentarios aquí: