No entregar el control remoto

No entregar el control remoto

«Se ahoga más gente en los vasos que en los ríos» Georg Lichttenberg

Seguramente al leer el título se puede pensar que se refiere a lo que define la célebre frase: «macho que se respeta no entrega el control remoto» (el del Tv), pero lo que aquí nos ocupa es otro tipo de control más importante y preferiblemente no remoto, el de tu vida.

A lo largo de la vida, varias personas nos influencian, padres, familiares, amigos, conocidos. Pero llega un momento en el que se comienza a tomar decisiones sobre el destino personal, ir a la universidad, conseguir un primer empleo, luego casarse, tener hijos, en fin ir por estos caminos o ir por otros. Existen también circunstancias que te llevan por nuevos rumbos: la pérdida de un ser querido, una ruptura sentimental, una mudanza, la pérdida de un trabajo. Cada una de estas influencias lleva a los seres humanos a tomar decisiones y a su vez todo este conjunto construye el mapa de la realidad individual, no existen dos personas que perciban la realidad de forma exactamente igual, por ello lo que para alguno es un maremoto para otro es una tormenta en un vaso de agua.

Todo va a depender de las herramientas que tenga cada ser humano y entre ellas la actitud puede ser la diferencia entre el éxito y el fracaso. Ante las situaciones difíciles, que todos las tenemos, es importante no engancharse en lo negativo, reaccionar y evolucionar para tratar de convertirse en un ser de acción y no de reacción. Si somos lo que pensamos, entonces es pertinente comenzar a hacer una dieta mental, comenzar a rebajar la comida chatarra: representada por el pesimismo y la negatividad, y comenzar a tener un mejor alimento representado por el pensamiento positivo y la asertividad. No es sencillo pasarse ese suiche, pero al pensar positivo comienza una cadena de sucesos o un círculo virtuoso importante para lograr las metas de la vida. Todas las cosas creadas por el hombre siempre fueron el sueño de alguien que luchó por hacerlo realidad. Mozart, Vivaldi, Einstein, Bell, Edison, el esgrimista venezolano Ruben Limardo Gascón (ganador de Oro Olímpico 2012) pero también Pedro Pérez, usted o yo, todos tenemos la capacidad de convertir sueños en realidades. Esa primera herramienta que es la actitud es lo que nos permite creer que eso es posible, si una persona o muchas personas creen poder lograr un sueño, y están dispuestas a trabajar para ello sin perder el foco, podemos tener por seguro que el sueño, personal o colectivo, se convierte en meta cumplida.

Otras herramientas útiles para lograr ese objetivo superior de tomar el control de nuestras vidas son: desarrollar valores como la tolerancia, el respeto, la amabilidad y el agradecimiento. También reír, disfrutar de las pequeñas cosas de la vida, centrarse en aquí y ahora, dejar de criticar, perdonar, amar, tener fe y trabajar todos los días por los sueños. Así como una habitación es fea si la llenamos de cajas o peroles por todos lados, así puede ser la vida emocional de las personas; es conveniente aligerar la carga, no arrastrar odios, venganzas, rencor y cuentas pendientes.

La vida puede ser muy corta para andar cargando tanto peso que te hagan parecer al personaje del viejo aviso de Emulsión de Scott donde aparecía un hombre cargando un enorme bacalao en su espalda (haz el ejercicio de búscarlo en Google y mira su cara y la forma en que mantiene su espalda por el peso, ese puedes ser tú). Nosotros con nuestras decisiones pequeñas o grandes vamos forjando nuestro destino. En el lugar o situación en que nos encontramos en este momento de nuestras vidas puede ser un cielo o un infierno, depende de la actitud. Si tu no tomas tus decisiones otros lo harán por ti; así pues, toma el control y trabaja duro por tus metas.



Deja tus comentarios aquí: