No hay lugar como el hogar

Me iré a abuelear todo el verano a la tierra de Dorothy, la protagonista del Mago de Oz, quien repetía al final de la película: ¡No hay lugar como el hogar! Esto es cierto, el hogar es ese sitio donde te sientes confiado, seguro y libre, pero algo que he aprendido de las tortugas y los caracoles es que puedes llevar tu hogar contigo donde quiera que vayas. 

Durante mi vida me ha tocado mudarme montones, tanto de casa como de oficina, además gran parte de mi carrera la he realizado en el área de proyectos lo que me llevó a viajar con frecuencia, esto me permitió aprender a ser flexible y adaptarme. Esto se logra trabajando el desapego y en eso me ayudó mi mente curiosa y la capacidad de resilencia.

Las cosas que he aprendido son las siguientes:

  1. Lo básico está en mi disco blando: mi cerebro y en mi disco duro: mi voluntad representada por mi corazón.
  2. Hay que ir ligera: una maleta, material de lectura como revistas, cuentos o libros de ediciones de bolsillo que quieras compartir en la recepción del hotel o en la sala del aeropuerto, o si te gustó mucho conservarlo sin que ocupe mucho espacio.hogar2
  3. Centrarme en la esencia: poca ropa, combinable, zapatos cómodos, kit de viaje de medicinas, esenciales tamaño viaje, si es muy largo repongo en el sitio. La verdad no me preocupa salir con la misma ropa en todas las fotos.
  4. Todo está en la Internet, no viajo con computadoras sino con mi teléfono. Si es trabajo, desde hace años las presentaciones son simples, más contenido que forma y están anexas a un correo que puedo accesar donde vaya. 
  5. Comer en el horario regular y mantenerme hidratada.
  6. Invertir en experiencias y no comprar por comprar, es decir tiene que darme en el ojo o estar segura que no lo hay en mi sitio de origen. En el proceso exploratorio que precede una compra prefiero visitar las tiendas virtuales y seleccionar lo que me gusta, leer sobre las especificaciones de los productos, telas, cuidado, etc., cosa que no puedo hacer porque me aturdo en las tiendas muy grandes. Cuando voy de compras solo verifico si la realidad es igual a lo virtual, si el vendedor es paciente y discreto, tendrá su comisión segura.
  7. Establecer como mantendrás contacto con tu gente, “No news, good news”, ya echaré los cuentos al regreso. Me gusta confiar, no controlar a distancia. Al jubilarme me quité el reloj y me guío por mi cuerpo y la luz del sol. Cuando tomo mis vacaciones también me jubilo de mi agenda, dejo programadas las obligaciones financieras que se han reducido a lo mínimo y delego que me avisen cuando tendré preparar la maleta de regreso.

Este año tendré a todos mis hijos y nietas, ¡una dicha! como dicen mis amigos costarricenses, tendré experiencias gratas y diferentes a mi rutina, es posible que pierda algunas oportunidades de generar ingresos pero la ganancia afectiva será inmensa. 

¡Podré leer inspirulina a lo largo, ancho y profundo! ¡Hay tanta riqueza en su material!, espero navegar y compartir con los míos tanto conocimiento. 

Me encantará como siempre leer sus comentarios a través de estas páginas.¡Felices vacaciones! 



Deja tus comentarios aquí: