No mires al mundo como es, sino como te gustaría que fuera

Es mas fácil ver lo malo que sucede; a diario estamos expuestos a cualquier cantidad de situaciones que no nos gustan, por ejemplo, la basura en la calle, el estrés del tráfico, personas groseras y mal educadas, el mal servicio en casi todo, la descortesía, las malas noticias, el terrorismo, la inseguridad, y paremos de contar.

Vivimos ansiosos por saber lo que nos depara el futuro; en ocasiones estamos muy tristes porque nuestra vida no es la antes y nos olvidamos de agradecer la abundancia en nuestras vidas viviendo y disfrutando del regalo presente. La vida es ahora, no ayer y no mañana. Casi siempre estamos atados a lo que vendrá o pegados a lo que fue.

Es importante permitir que nuestra vida fluya en armonía con nuestros ideales y vibrar en sintonía con aquello que hoy tenemos y que posiblemente no estemos valorando, en lugar de estar ansiando demasiado otra cosa. Esto no quiere decir que no haremos nada para alcanzar aquello que queremos tener o ser, al contrario, es regocijarnos en todo cuanto poseemos mientras trabajamos por el resto.

Hay una frase que dice: “aprende del pasado, vive el presente y sueña el futuro”. Cada día es un regalo lleno de oportunidades e infinitos milagros, solo debes abrir bien tu corazón para poder apreciarlos: en lugar del atareado tráfico, mira de momentos el cielo, los árboles y respira.

Cuando te sientas muy estresado, cierra tus ojos, inhala profundo y exhala suavemente, todo se calmará y podrás ver más claramente ¡Vuelve al presente!

Enfocarnos en cosas o momentos positivos es tan fácil como hacerlo con lo negativo, e inviertes la misma cantidad de energía. No hablo de que olvides tus responsabilidades o las cosas negativas que ocurren, me refiero a que siempre tenemos más de una posibilidad, y podemos elegir. Sin embargo, si la situación es muy fuerte y es complicado dejarla ir, entonces debes ocuparte de esa situación para sanarla y poder continuar.

También es muy importante comprender que existen situaciones que están fuera de nuestro control y que no dependen de nosotros, esas debemos dejarlas.

La invitación es a mirar el mundo no como es, sino como te gustaría que fuera. ¿Y por qué no?, agrega un poco de tu propia magia.



Deja tus comentarios aquí: