No pierdas el norte

Seguro que muchas veces has oído la frase “perder el norte” y quizás más veces de las que deseas, así te has sentido: perdido, desorientado y sin rumbo.

Es muy común sentirnos a la deriva cuando no logramos nuestras metas en el tiempo deseado o al recibir una noticia que nos desestabiliza emocionalmente. Si esto es lo que te sucede, haz como los antiguos navegantes quienes  se orientaban con la estrella del norte para retomar el camino cuando el sol se ocultaba tras el horizonte.

Busca tu estrella polar para reorientarte, muchas veces es un amigo, tus padres, un hermano, un hijo, en fin, alguien a quien sabes que puedes acudir en cualquier momento y quien te va a dar una visión de esperanza y posibles alternativas ante lo que crees estar perdido.

Para cualquier situación que te ocurra hay una solución que se ajusta a tu medida. Lo importante en primer lugar es que no pierdas la calma. Tener confianza en tus aptitudes y nunca dejar de trabajar por lo que realmente deseas, no importa cuánto tiempo tome.

Hay tormentas que llegan a nuestra vida para ayudarnos a fortalecer nuestra fe interior y otras que nos hacen conectar de nuevo con nuestra pasión. Cuando se trata de llevar a cabo nuestros sueños, no importa los caminos que tomemos, si lo hacemos con propósitos claros, porque como dice una vieja frase de marineros “si un norte se te ha perdido, por el sur anda escondido”.



Deja tus comentarios aquí: