No se malacostumbra un bebé a brazos, los necesita

Hagamos juntas un pequeño ejercicio. Coloca a tu bebé menor de seis meses en el piso (puede ser mayor tu bebe si quieres hacer el ejercicio también) en un lugar que creas seguro y limpio, evalúa desde un punto específico su capacidad de desplazamiento.

El resultado, si es menor de cuatro meses, seguro apenas logrará voltearse y levantar la cabeza, si es mayor quizás se arrastre, si está entre los seis meses al año, torpemente se trasladará intencionalmente y con conocimiento de dónde quiere ir gateando. En definitiva, si los bebés no necesitaran estar cargados, nacerían caminando, con la capacidad de moverse en libertad desde el día uno de vida como lo hacen muchos animales, pero los humanos somos animales de carga.

Pensar que cargar a tu hijo es malacostumbrarlo es como pensar en no darle comida porque lo vas a «amañar» a comer.

Malacostumbrar es buscar adaptarlo o resignarlo a hacer cosas para las que no está listo. No digo con esto que no te ayudes de vez en cuando con tu coche o que lo cargues las 24 horas del día, intento que seas empática con una necesidad real que nada tiene que ver con una maña, mala educación o mala costumbre, tu hijo pasó más de treinta semanas dentro de ti, necesita más o menos el mismo tiempo para movilizarse por sí mismo y aun así lo hace con posibilidades muy limitadas, y seguro tiene que estar cargado para poder ver este mundo fabricado para adultos.

Para las madres que dicen que no los cargan mucho porque van a sufrir después cuando les toca separarse por trabajo, les digo que es mejor darles lo que necesitan mientras estamos y luego ir todos adaptándose respetuosamente a las nuevas realidades, no hay por qué sacrificar nada antes, eso es como tomarse una pastilla de dolor de cabeza antes de que duela, no surte ningún efecto real, porque en alguna etapa de la vida el bebé, niño, incluso el adulto exigirá lo que necesita o necesitó y no tuvo.



Deja tus comentarios aquí: