No se trata sólo de inteligencia sino de cómo la usas: inteligencia migratoria

En relación al post anterior recibí valiosos comentarios sobre la historia del sueño de la mujer inglesa y la cajita con su corazón. Algunos dicen tener el corazón «partío» entre dos destinos y otros que se van a asegurar de que la cajita vaya con ellos cuando les toque emigrar a otro destino. Desearía genuinamente que esto fuera algo que se pudiera manejar a voluntad.

Otros comentarios fueron acerca de saber exactamente qué es la Inteligencia Migratoria. Entonces entramos en materia: «La expresión Inteligencia Migratoria describe el tipo de inteligencia que incluye un grupo de habilidades y destrezas emocionales, psicológicas y sociales, necesarias para facilitar conductas adaptativas en un individuo y lograr una inserción exitosa dentro de una nueva realidad social en un destino/país diferente». Este término fue acuñado por el psiquiatra Harry Czechowicz cuando, a través de años de consulta, empezó a identificar no sólo una tendencia creciente de trastornos directamente asociados a decisiones migratorias, sino también oportunidades tangibles de brindar ayuda oportuna para el manejo adecuado del proceso migratorio antes, durante y después de haber arribado al nuevo destino.

inteligencia-migratoriaY en lo que respecta a la inteligencia en sí, recuerdo el comentario de un gran maestro. Yo me maravillaba con lo «inteligente» de sus comentarios y reflexiones. Y un día me dijo: «No soy tan inteligente como crees. Lo que sucede es que la inteligencia que tengo la uso de la manera más efectiva posible». Así como con todas las inteligencias aplicadas, sea la emocional, la social o la migratoria en este caso, la clave de entrada no es poseerla en abundancia sino que, la que tenemos, usarla a nuestro favor para irla desarrollando. En la inteligencia migratoria no se empieza de cero. Empezamos identificando lo que ya poseemos y de allí partimos a darle forma al rompecabezas. Este tipo de inteligencia es generosa por ser extraordinariamente susceptible a ser mejorada y adaptada a nuestras necesidades específicas.

Emigrar empieza como un proyecto desconocido ya que muchos de sus aspectos se van develando en la medida en que nos adentramos en él. Existe mucha información, llamémosle logística, sobre cómo hacer una emigración «exitosa».

Paralelamente durante el tránsito migratorio, el más interno de nuestros mundos, nuestro mundo emocional, es sacudido profundamente. Mientras tanto, nos seguimos ocupando sólo de detalles prácticos que consumen nuestro tiempo y no nos «permiten» darle atención a este aspecto tan importante. Aunque nos afecta intensamente le otorgamos un sentido trivial. Por eso es que, sin darnos cuenta, vamos dejando muchos cabos sueltos que pueden hacernos naufragar en las cosas más simples. ¿Quién no ha pasado por una situación así? Hasta hay una hermosa canción del poeta Joan Manuel Serrat que dice: «Uno se cree que las mató el tiempo y la ausencia, como un ladrón te acechan detrás de la puerta….. sonríen tristes y hacen que lloremos cuando nadie nos ve».

¿Y entonces de qué se trata? Se trata de que además de atender los asuntos prácticos y logísticos que son ineludibles, no dejar que el proceso nos atrape en sus interminables e inaplazables detalles. Que además se adueñe de todo nuestro tiempo útil y disponible haciéndonos evadir pensamientos, momentos y experiencias valiosas; desatendiendo consciente o inconscientemente, esta área tan vulnerable. ¿Fácil? ¡No! ¿Simple? ¡En lo absoluto! Es como dicen por ahí «un trabajito». Es por esto que la voluntad y la disciplina juegan un papel decisivo. Eso sí, sus frutos nos aligerarán la vida de entrada.

El Dr. Martin Seligman, autor fundamental en la Psicología Positiva dice: «Se puede aprender a ser feliz, pero hay que practicar». Igual se puede aprender a emigrar. Para ello los invito a hacer la tarea. A investigar, a documentarse, a hacer trabajo de campo. Y a buscar la asesoría que les permita evaluar decisiones a tiempo y poder sacar el mejor provecho de ellas.

 



Deja tus comentarios aquí: