No tengo tiempo

Quiero comenzar esta serie de textos hablando de una de las frases que escucho con mayor frecuencia (y me la he oído decir a mí mismo más de una vez): «no me alcanza el tiempo». Día tras día, tenemos la sensación de que el tiempo se nos va volando. Y cuando llega la noche nos parece que no hicimos lo que habíamos planeado hacer y que perdimos parte de nuesta vida. Esta sensación nos va haciendo daño, porque creemos que no le cumplimos a nuestra familia, amigos y trabajo. En ocasiones pensamos que esa pérdida de tiempo nos está robando también energía. Se nos va la vida en el trafico, el banco y en la eterna espera en cualquier lugar público. Sé de personas a las que este tema les quita el sueño y hasta les ha creado algún desorden alimenticio, porque el estrés que nos genera sentir que estamos «perdiendo» el tiempo es terrible.

?La pregunta que me viene a la mente es ¿cómo nos sentiríamos si, en lugar de medir el tiempo a través del número de actividades que hacemos, nos enfocáramos en ver nuestra relación con el tiempo, con el espacio y con las circunstancias? ?

sin-tiempo

Piensen un momento: ¿No les ha pasado que, cuando dejan de buscar algo insistentemente, de repente lo encuentan? ¿No será que todo tiene un tiempo, un momento indicado? ¿Qué pasa si uno se empeña en sembrar una mata de mango en plena lluvia? ¿No se pudre la semilla? ¿No es mejor esperar hasta que salga el sol el martes, aunque en la agenda diga «sembrar mata de lluvia» el lunes??Se estarán preguntando a qué viene todo esto. Y esto les va a pasar muy a menudo con los textos que van a encontrar en este espacio. Pues les cuento. La Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) tiene toda una campaña para el control del estrés, pues está demostrado que afecta el funcionamiento de este órgano y puede llegar a enfermarnos de distintas maneras. ?

¿Esto les parece trágico? Entonces recomiendo poner atención en cada una de esas cosas que nos hacen estresarnos. Y sé por experiencia que una de ellas es esa lista de tareas en su agenda que, pasan las horas, los días y las semanas y, por la razón que sea, no han podido cumplirse.?

Ser responsables es lo correcto. Eso nos han enseñado desde pequeños. Pero ¿en qué momento estamos dejando de ser responsables con nosotros mismos, con nuestra salud y la preservación de nuesta vida, por ponernos a tratar de seguir una agenda al pie de la letra?

sin-tiempo2

?Mi recomendación es la siguiente: revise sus patrones de conducta y los conceptos a través de los cuales mide su rendimiento diario. Permítase más ser dirigido por su intuición y pregúntese más a menudo «¿por qué?» y «¿para qué?». ¿Le da miedo? Sí, al principio puede sentirse un poco como si se lanzara al vacío, pero su intuición es sabia y le dirá exactamente hasta qué punto vale la pena preocuparse y a partir de qué momento no es necesario hacerlo. Tenga en cuenta que no todos los días fueron hechos para cosechar. Hay días para sembrar y días para quedarse tranquilo y «dejar pasar». Cuando dejamos de insistir en una cosa que «no sale», inmediatamente, surge otra.

?Parte de su misión en esta vida es descubrir las pistas hacia la conciencia. Y estas se revelan «de las maneras más misteriosas», pero lo cierto es que están allí, al alcance de su mano. Entre la reunión del lunes por la mañana y la cita del jueves a las 3:00 pm.

 



Deja tus comentarios aquí: