No vendrán tiempos mejores

No vendrán tiempos mejores

No hay duda de que el año 2020 será recordado por su enorme carga de enseñanza, no solo por el Covid-19, sino por otros momentos que marcaron nuestras vidas emocionalmente, porque más allá de vivir una pandemia y estar en cuarentena, cada quien lleva su costal acuestas y de eso poco sabemos.

Lo que debe ser importante es que como siempre podemos aprovechar este tiempo que se da en diciembre para reflexionar, para revisar y observar esos detalles que nos movieron más por dentro, con conciencia pero sobre todo con amor y compasión tanto para el otro como para uno mismo, porque cada vez que atravesamos por situaciones difíciles o fuera de lo común lo primero que hacemos es echarnos la culpa o tirársela a alguien más, siendo incapaces de asumir nuestra responsabilidad.Y sí, a eso se refiere exactamente cuando usamos la frase “vendrán tiempos mejores”, porque seguramente le echamos la culpa a este tiempo, a este momento, al virus, a los chinos a quien sea, pero no vemos nuestra carga de responsabilidad en lo que nos sucede  y cómo nos afecta y afecta a los demás.

No vendrán tiempos mejores, y no vendrán porque el mejor tiempo es aquí y ahora.Con pandemia, en cuarentena, sin vuelos para ir de vacaciones, con o sin trabajo este es el momento de redescubrir, de reinventar, porque hay personas en situaciones mucho más complicadas que la nuestra, eso sin lugar a dudas. En muchos casos estas personas poseen mayor voluntad para superar lo que les limita, así de simple y así de duro.

Por ejemplo si eres de los que espera el lunes para comenzar la dieta o los viernes en la noche para disfrutar la vida porque de lunes a viernes de 8 a 5 se sufre y se trabaja, no aprendiste nada en cuarentena. Si escribiste los propósitos de año nuevo creyendo que se harán realidad por obra y arte de magia y sin una buena carga de ganas de hacerlos realidad, si le sigues dando largas a eso que tanto quieres hacer, quieres comprar o quieres decir porque estás esperando el momento adecuado, estás en un caso serio de pérdida de tiempo, de ese que se va y no regresa, porque la vida está pasando y lo hace rápido y en muchos casos no sabe de compasión y mucho menos si quien la vive está ahogado en el drama y es incapaz de tomar acción.

No digo que no tengamos un momento de drama o malcriadez, hay momentos en lo que solo deseamos que las cosas resulten tal cual las deseamos, pero no siempre es así. Es en ese momento, cuando debemos encontrar la forma de superarnos y de hacer lo que nos toca hacer ¡Vivir! Aprender, crecer y transformarnos, obviamente siempre, siempre en una mejor versión más bonita, más inteligente y más amorosa de nosotros mismos.

Esperar que “vengan tiempo mejores” para llegar a ser lo que quiere ser, es un poco ingenuo y aunque te moleste puede ser un poco torpe. La noticia es que, no podemos esperar a que la vida sea como nosotros queremos, sino que debemos permitir que sea como tiene que ser y fluir en ella, así como decía Bruce Lee “Be water my friend”.

“Empty your mind. Be formless, shapeless. Likewater. You put water into a bottle and it becomes the bottle. You put in a teapot, it becomes the teapot. Water can flow, orit can crash. Be water, myfriend.

Continuar pensando que vendrán tiempos mejores es una limitación que no nos permite actuar, hacer y lograr nuestras metas.Piensa si vas a comenzar el nuevo año con ese pensamiento o si lo vas a transformar en uno que expanda tu capacidad de crear la vida que quieres y mereces, pensamientos que eleven tu vibra y te hagan tomar las acciones necesarias, para atraer todo cuanto quieres de corazón. ¿Cómo? Confiando en tu potencial sin importar las circunstancias, ya quedo demostrado todo lo que somos capaces de hacer estando encerrados en casa, La gran enseñanza de este 2020, es que toda nueva realidad se crea desde tu ser más  profundo en conexión con tu esencia y tus pensamientos, que deben ser positivos.

Foto de Juan Pablo Serrano de Pexels



Deja tus comentarios aquí: