¿Nos hace más egoístas estudiar economía?

El estudio de la conducta humana puede ser como un perro tratando de morderse la cola. A medida que aprendemos más sobre nosotros mismos, nuestras nuevas creencias cambian la forma en que nos comportamos.

La investigación sobre los estudiantes de economía lo demostró en la vida real: los textos que describen hechos y teorías sobre el comportamiento humano pueden afectar a las personas que los estudian.

Según la teoría de la elección racional, algunas de las predicciones que gobiernan esos mundos hipotéticos son de sentido común: la gente tiende a preferir más que menos, las empresas sólo deberían hacer las cosas que les reportan ganancias y, si el precio es correcto, la gente está dispuesta a renunciar a cualquier cosa que le pertenezca.

Otra herramienta que se utiliza para entender nuestras motivaciones y acciones es la teoría de juegos, que examina cómo uno toma decisiones cuando los resultados se ven afectados por las decisiones de otros.

En un estudio publicado en 1993, Robert Frank y sus colegas de la Universidad de Cornell en Ítaca, Estados Unidos, puso a prueba esta idea con una versión del juego del dilema del prisionero. Los estudiantes de Economía delataban a los otros jugadores el 60% de las veces, lo que contrasta con el 39% de quienes estudiaban otras asignaturas.

Previamente se había notado que los hombres tienden a ser más egoístas en este tipo de exámenes, y hay más hombres que estudian economía que mujeres. Sin embargo, incluso después de tomar en cuenta esta diferencia por género, Frank encontró que los estudiantes de Economía eran 17% más propensos a escoger la opción egocentrista.

¿Nos hace más egoístas estudiar economíaEl equipo descubrió además que entre más tiempo pasaban los estudiantes en la universidad, más altas eran las tasas de su cooperación. En otras palabras, la educación superior parecía hacer que la gente tuviera más fe en la cooperación humana. Una vez más, los economistas probaron ser la excepción. Para ellos, esos años adicionales de educación no hacían nada para socavar su racionalidad egoísta. Los estudiantes de Economía parecen ser más egoístas, pero se discute si ya lo eran desde antes. Estudios posteriores han puesto en duda las conclusiones de esa tesis, señalando que lo cierto es más bien que las personas egoístas son más propensas a estudiar Economía. Las elecciones de lo que la gente hace en las pruebas y los juegos son limitadas debido a que las complejidades al tomar decisiones morales en la vida real tienen consecuencias verdaderas y significativas. Muchos factores influyen en nuestro comportamiento, y la educación formal es sólo uno.

Fuente: http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2013/11/131025_economistas_egoistas_finde.shtml

Comentario de Todos Juntos:

La economía es la expresión de nuestras relaciones sociales y de nuestro egoísmo. De ahí que, no es extraño que las personas que se interesen en estudiar economía sean las más egoístas… El ser humano, al ser egoísta,  procura maximizar sus ganancias, sin importarle lo que le suceda al otro. En una realidad de escasez como la nuestra, se crea un conflicto interno entre las personas, que se manifiesta en la competencia y en un juego de suma cero donde la ganancia de uno representa necesariamente la pérdida del otro. El mundo global-integral al que ha evolucionado la humanidad nos lleva a conectarnos en garantía mutua para beneficio de toda la población. Cuando la garantía mutua y la solidaridad social sean la base de un nuevo paradigma, lograremos una vida confortable, con prosperidad personal y social.



Deja tus comentarios aquí: