Nosotras y el “machismo”

En conversaciones con amigas me han surgido algunas dudas  sobre el llamado «machismo», sin ánimos de entrar en polémica con las amigas auto denominadas “feministas”, ni con aquellas que piensen que las mujeres somos mas que ellos.

Muchas veces he escuchado, y otras repetido, cosas como que los hombres son: “machistas”, “todos iguales”, “malos por naturaleza”, y más.

Y allí, mi pregunta, ¿realmente su genética los hace “machistas”, “todos iguales”, o influye en eso la formación, la educación de su hogar, de su familia, y de la mujer que fue, o es, su mamá?

Pienso que hay mujeres que han marcado huella, Teresa de Calcúta, Margaret Thatcher, Diana de Gales, igual que hombres que han marcado una huella en el mundo, Jesucristo, Ghandi, Mandela, Martin Luther King. ¿Podríamos decir que esos hombres también son “malos por naturaleza”?.

¿Quién le inculca los valores de igualdad, solidaridad, respeto, a los hombres?. ¿Realmente son tan «malos»?

He escuchado madres decirles a sus hijos pequeñitos que “macho que se respeta no llora”. «Los niños tienen muchas novias». Tienes que ser un “macho desde chiquito”. ¿Y?, luego queremos que ese niño que creció escuchando esas cosas de su mamá, NO sea “machista”.

Yo, que soy mamá de varones, y tía de varones, he procurado formar en ellos el respeto hacia la mujer. Les digo que ellos vinieron al mundo, gracias a que una mujer prestó su cuerpo para que ellos nacieran, por tanto las mujeres merecen un trato y consideración como si vieran en cada una de ellas a su madre, hermanas o hijas.

A mis hijos les digo que pueden lavar su ropa, barrer, cocinar, fregar. Les explico que deben expresar sus sentimientos, aunque eso implique llorar, y no por eso van a ser menos hombres. Pues, si les pusieron glándulas lacrimales es porque SI pueden llorar, lo que NO pueden, porque su cuerpo no se los permite es parir!.

Hay HOMBRES que si son buenos, hay HOMBRES que si respetan a las mujeres. Hay HOMBRES con sentimientos hermosos y que hacen sentir a una mujer como una dama, que abren puertas, que regalan flores. Esos HOMBRES, probablemente tuvieron una mujer que les inculcó valores, que les enseñó que las mujeres son para amarlas y respetarlas  (probablemente). Yo, particularmente, agradezco día a día el papá que mi abuela formara y que mi madre escogiera para mí. No sé si fue el mejor hijo o esposo, ni estoy para juzgarlo, pero si sé que es el mejor padre que he podido tener. Mi papá es de esos HOMBRES con letra mayúscula.

No todos los hombres son iguales, no todas las mujeres son iguales. No creo que la prevalencia o no de valores dependa del sexo. Esas generalizaciones nos hacen daño e impiden ver más allá del mapa mental que nos hemos impuesto.

La educación, la formación en valores que hagamos desde casa, siento que puede crear una diferencia. Por supuesto que existe el poder de la decisión, como referí en un artículo anterior, y cada quien puede decidir ser o no de alguna manera, independientemente de cómo haya sido su hogar.

Claro que cada quien puede decidir que camino tomar aunque haya tenido buenos o malos ejemplos. Más, creo que mi conciencia queda más tranquila si pongo de mi parte, en tomar la decisión como madre de varones de hacer el intento de formar HOMBRES, no “machos”, respetuosos y con valores, y a las niñas igual decirles que se respeten ellas, no permitiendo que ningún hombre les falte el respeto, pero sin heredarles el mapa mental de que “todos los hombres son iguales”.

Cada uno de nosotros, sea hombre o mujer, es un ser único, con áreas de mejora y virtudes, lo importante es identificar mis oportunidades para mejorar, potencializar mis virtudes, y además decidir hacer mi parte para contribuir a un mundo mejor, donde me sienta mas feliz.



Deja tus comentarios aquí: