Nuestra Tierra

Nuestra tierra

Por Daniel.A Araiz Esquivel

Lo maravilloso del reino animal es la fraternidad entre las especies, todas tan diferentes y sin embargo se aceptan, se llevan bien. Es lógico pensar que en el reino animal están las presas y los depredadores, es parte de la vida, mas no hay muerte si no es necesario (alimentación).

La lucha es de territorio, pareja, alimentación, no es una lucha a muerte, solo es dominio. La lucha es territorial  pero se toleran y se respetan. Hasta llegan a compartir alimento, los animales nos brindan un ejemplo maravilloso para la vida, no hay fronteras, todo es de todos, hay recursos y los aprovechan, no hay desechos.

Los animales se dejan llevar por su SER, es la ley natural, fluyen, a parte que no hay discriminación de ningún tipo, existe convivencia, todos son merecidos de lo que tienen, la madre tierra los hizo abundantes así como a nosotros. Los animales viven de paz y tranquilidad, hasta cuando existen migraciones se juntan y hacen su viaje mas placentero y en compañía. Los humanos somos así, que paso y en qué momento dejamos de SER.

La diferencia de ellos y nosotros (como adultos) o la que mas observo, es que nosotros criticamos, hablamos de cosas que ni siquiera sentimos  o cuando sentimos no lo expresamos, criticamos y nos creemos jueces de las cosas (creencias, aprendizajes adquiridos). Los niños y animales en su pureza lo saben y eso es lo que les brinda ese maravilloso equilibrio, ellos solamente fluyen, se dejan llevar por su emoción, viven en abundancia, en amor a plenitud.

Los animales no creen en razas, religión, política; todos somos uno, es una energía universal, todos somos iguales.

Mi  tierra es tu tierra, mi país es tu país, cuando veamos que somos lo mismo todo cambiara.

Opino que la maldad y la violencia es ausencia de bondad y amor, como decía Einsten: la oscuridad es ausencia de Luz. Llenemos al mundo de Luz, de amor pero hagámoslo con actos. Sembremos valores y principios donde la fraternidad independientemente del ideal nos una, no importa en quien creas al final, todo somos uno. No importa quién seas, todos somos uno.

Mi tierra es tu tierra, respetemos no como lo los hacen los animales entre ellos, respetemos la vida, no somos jueces, somos hermanos. Llenemos al mundo de amor.

 



Deja tus comentarios aquí: