Nuestras propias soluciones

A pesar de los titulares de prensa sobre los altos índices de pobreza, el bajo ingreso mensual por hogar y las estadísticas sobre la inseguridad y violencia, Latinoamérica continúa siendo el continente de las esperanzas. Somos un compendio cultural originado por las inmigraciones sucesivas de poblaciones procedentes de países de las culturas más diversas de Europa, África y Asia, pero con una identidad original que se ha forjado de la síntesis de estas culturas con las raíces propias tan diversificadas del componente autóctono que van desde México hasta el Cono Sur.

Estas identidades mancomunadas aunadas a la gran diversidad biológica y de recursos nos permiten ofrecer nuestras propias soluciones originales y adaptadas para encarar con éxito el reto de la sustentabilidad.

Para nadie es un secreto, la sociedad productivista se encuentra en crisis, los países a través del ensayo y error buscan soluciones en los entes externos profundizando aún más sus problemas. Esto ocurre cuando no se considera una de las premisas básicas de la sustentabilidad “el valor de lo obvio”, pues si, los valores locales, las experiencias de las comunidades y la creatividad son elementos confiables y determinantes que aseguran el desarrollo sustentable de Latinoamérica.   

propias_solucionesColombia con sus experiencias agrícolas orgánicas y la puesta en marcha de una visión con carácter proyectual sobre el ambiente. Argentina nos envuelve con sus propuestas académicas, los bioparques, los proyectos sustentables en sus áreas de producción alimentaria, además de un trabajo desde las bases donde se siente un sentido ecológico que va desde el reciclaje hasta la construcción artesanal de muchos productos.

Chile nos ofrece un amplio panorama de iniciativas en el área de organización social, donde a través de la autogestión se han consolidado muchos éxitos que redundan en la calidad de vida de las personas. Brasil como gran una promesa se encuentra emprendiendo energías más limpias aunado a proyectos de gran escala en la preservación de la Amazonía y sus alrededores, sumado a las proyectos locales de utilización productiva de la basura y el control permanente sobre las emisiones de gases con efecto invernadero a la atmósfera.

¿Dónde radica el éxito de estas iniciativas? Como lo mencionamos al principio de esta reflexión, por el uso de lo propio, con ello expresamos el sentido de nuestras necesidades y por ende de nuestras soluciones. Tenemos un camino largo por recorrer, sin embargo la creatividad y la disposición que abunda en estas tierras asociado a la sabiduría de los pueblos ancestrales nos ofrecen la oportunidad de desarrollar un nuevo sentido común.

 



Deja tus comentarios aquí: