Nuestro sabor, nuestro orgullo

Nuestro sabor, nuestro orgullo

Del 15 de septiembre al 15 de octubre celebramos en los Estados Unidos el Mes de la Herencia Hispana o Mes de la Hispanidad. Es una celebración muy importante para todos los que hablamos español. Se celebran logros y contribuciones de grupos y figuras importantes en este país, y se llevan a cabo eventos que resaltan el valor de los hispanos, que nos ayudan a salir adelante en esta tierra.

Aunque nos parezca reciente, esta celebración fue creada por el gobierno de EE. UU en 1968, y reforzada en los años setenta. En esos años, era la Semana de la Hispanidad, pero en 1988, el presidente Ronald Reagan, lo extendió a todo un mes.

Por eso en las escuelas siempre se celebra una semana o un día en el que todos los niños llevan la comida típica de su país, y, en algunos casos, hay quienes hasta se visten con los trajes típicos de cada zona, hacen proyectos y decoran los salones con diferentes banderas y fotos que nos caracterizan.

Las cocinas de este país están sazonadas por hispanos. Nuestra gastronomía es nuestro orgullo, es diversa, muy bien sazonada y debe ser cuidada como parte de nuestra herencia. Es una de nuestras fortalezas y es un acto de amor.

Aquí algunas ideas para que aproveches este mes, extiendas la celebración y regales algo de amor y sabor, sobre todo, entre la comunidad no hispana en esta nación, y así hacer la diferencia.

– Si tienes niños, prepara algún platillo que sea pequeño, y mándalo para que él o ella lo compartan con sus compañeros de clases. Cuéntale alguna memoria de ese plato a tu hijo (a) y que esa anécdota también la cuente a sus compañeros.
– Comparte una receta con una memoria de ella, y la mandas a los padres de sus compañeros de clase. Puedes imprimirla, la envuelves como diploma y le pones una cinta del color de tu bandera.
– En tu trabajo, fomenta que se celebre también la herencia hispana. Organiza un almuerzo con tus compañeros, y que cada uno lleve algo de su país favorito o de su país de origen.
– En tu comunidad, haz lo mismo. Llévale un detalle a los vecinos, hazte sentir, regala amor llevando un bocadito de algo muy sabroso o de una bebida típica.
– Si siempre visitas el mismo supermercado, el mismo salón de belleza, el mismo correo o siempre ves al mismo policía en la esquina, llévale un detalle también.

La idea es hacernos sentir, compartir nuestro sabor, nuestro orgullo y sobre todo, regalar amor en la comunidad. Celebremos por todo lo alto nuestra herencia hispana.

Imagen de asteinfest en Pixabay



Deja tus comentarios aquí: