Nueva dieta cero carbohidratos

Confieso que a veces este asunto de las dietas sanas me confunde. Yo intento comer saludable incorporando a mi dieta diaria alimentos verdes, frutas y vegetales. Entiendo que hay que comer pocas carnes rojas (esto ha sido imposible eliminarlo) pero al menos intento comer más pollo y pescado.

grain-brain-bookAhora ha salido al mercado un nuevo libro que está causando furor pues su autor, el Dr. David Perimuter, responsabiliza a todos los carbohidratos, incluyendo los  granos integrales de causar demencia, desórdenes de atención y ansiedad. De hecho el neurólogo residenciado en el estado de Florida en los Estados Unidos, ha afirmado que el ser humano no necesita de ningún carbohidrato en su dieta básica.

“Cada vez que ingieres una porción de pasta o cereal estás aniquilando tu cerebro”. Asi lo afirma el especialista en neurología quien denomina a este tipo de alimentos los asesinos silentes en su libro “Grain Brain” que ya ha logrado convertirse en un best seller según el New York Times.

No más harinas, no más trigos, no más granos integrales, entonces “¿cuáles carbohidratos hemos de consumir?

Perlmutter recomienda las grasas saludables contenidas en los aguacates o paltas, aceite de oliva y coco, almendras, algunos quesos bajos en grasa y salmón, y evitar alimentos que contengan gluten inclusive aquellos que por un largo periodo de tiempo han sido considerados carbohidratos sanos como el trigo, el bulgur y la avena, entre otros.

En esencia esta dieta, según Perlmutter sería una variación de la alimentación libre de gluten, la dieta Paleo o la famosa Atkins, con la diferencia de que sí permite la ingesta de carnes siempre y cuando los animales hayan sido alimentados con pasto, las aves sin hormonas y los pescados de mar o río, es decir sin criaderos artificiales.

Pese a mi confusión con respecto a la ingesta de carne, me parece que este régimen alimenticio no es tan radical como otros que han salido al mercado. Claro está que no me ha de resultar fácil eliminar los azúcares, los lácteos y los alimentos procesados de una día para el otro.

Quienes ya lo han experimentado aseguran que la eliminación de este tipo de carbohidratos tiene que darse de forma paulatina para que realmente el régimen sea efectivo. Se puede comenzar dos o tres veces al año por tres semanas consecutivas, continuar con cinco comidas a la semana y cuando se esté listo implementarla diariamente, dejando los fines de semana para los brownies y el vino. De esta manera no habrá sacrificio permitiendo que nuestra mente y cuerpo se adapten al cambio.

Entendiendo que dicho cambio no puede ser drástico, y que la transición es parte de un proceso de adaptación, esta dieta sin carbohidratos propuesta en el libro “Grain Brain” no suena tan descabellada. Es más, estoy convencida de poder lograrlo. Al fin y al cabo todo en la vida tiene que ver con el balance.

 



Deja tus comentarios aquí: