Nueve consejos para superar el duelo

El duelo es un proceso de tristeza interior que está causado por la ausencia de un ser querido fallecido. En ese momento, tenemos que recomponer nuestro mundo afectivo, todavía más cuanto más próximo sea el lazo con esa persona a la que queremos y a quien, tristemente, no volveremos a ver.

  1. Los rituales de despedida son un paso necesario para cerrar etapas. Sin embargo, el capítulo por la muerte de un ser querido no termina en el funeral, sino que es muy positivo que los familiares cercanos hablen de lo ocurrido, de cómo se sienten y de los momentos compartidos con ese alguien especial para asimilar los cambios y poner palabras al mundo interno.
  2. Si estás pasando por una situación de este tipo, no te encierres en ti mismo. Es posible que sientas un dolor tan grande que crees que nadie puede llenar ese vacío. Sin embargo, la compañía de amigos y personas que te aprecian te ayudará a aliviar el dolor.
  3. Lo ideal es que, en la medida de lo posible, continúes con tu rutina de vida habitual previa al fallecimiento de esa persona. Es decir, si por ejemplo, cada lunes acudías a un taller de lectura, sigue con este plan de ocio. La normalización nos aporta una seguridad en nuestra vida. Y de lo primero que tiene ganas una persona que ha pasado una experiencia traumática es de retomar sus actividades cotidianas, esas del día a día.
  4. Disfruta de los recuerdos y siente emoción con ellos. Por ejemplo, es muy natural que te emociones al ver fotografías de ese familiar querido. Puedes dedicarle unas palabras a nivel interno, enviarle todo tu amor con tu pensamiento para que lo reciba, allí donde esté.
  5. Fomenta el contacto con la naturaleza a través de planes relajantes como caminar. Puede que te apetezca no pensar tanto en aquello que te hace sufrir. En ese caso, entretenimientos sencillos y juegos infantiles como encadenar palabras que comienzan por la letra A, buscando en el entorno que te encuentres, objetos que comiencen con esta letra, es una actividad ágil y sencilla para distraer tu atención.
  6. La escritura es una buena forma de expresión. Por ejemplo, puedes escribir cartas dedicadas a ese ser querido a quien quieres rendir homenaje en tus palabras. Habla de él a aquellas personas de tu entorno que no le conocieron.
  7. Existen rituales sencillos que tienen un gran valor emocional, por ejemplo, llevar un ramo de flores al cementerio en gesto de recuerdo.
  8. Escucha música tranquila y relajante para elevar tu espíritu. Mira hacia el pasado con la gratitud por todos los momentos felices que has compartido con esa persona especial. Y abre tu corazón al futuro con la firme convicción de que esos momentos siempre estarán en ti.
  9. Cuida tus menús, disfruta de recetas saludables dando prioridad al consumo de frutas y verduras de la temporada. Cómo te alimentas influye en cómo te sientes. Pero puede ocurrir que la tristeza afecte a tu apetito. Intenta comer en familia o si vives solo, quedar a comer con algún amigo en un restaurante un día por semana.


Deja tus comentarios aquí: