Nueve formas de elevar tu estado de ánimo

Glenda Travieso es autora del libro Sanar es una elección, conoce tu depresión y aprende cómo superarla, de Ediciones Inspirulina. Para conocer más de su libro, haz clic aquí.

Según las últimas estadísticas de la Organización Mundial de la Salud, alrededor de 350 millones de personas de todo el mundo están deprimidos. “Vencer la depresión” se ha convertido en un negocio muy lucrativo para las compañías farmacéuticas. Sin embargo, los fármacos no son la panacea, lo sé de primera mano.

Un enfoque que sí me ayudó a superar mi depresión, el cual comparto a través de las páginas de mi libro Sanar es una Elección, es uno basado en el tratamiento de esta condición de una manera holística, atendiendo no solo el cuerpo, sino también la mente y el espíritu.

La depresión, como cualquier otra emoción de baja densidad que experimentamos, viene a enseñarnos que algo en nuestra vida, nuestras creencias o nuestra actitud debe ser revisado, trabajado o cambiado de alguna manera. Ese «algo» podría ser una llamada de atención espiritual, un mensaje para que comencemos a tratarnos mejor a nosotros mismos o una señal de que tenemos que empezar a comer mejor.

Por ejemplo, si alguien está durmiendo lo suficiente, se ejercita regularmente y sus hábitos alimenticios son sanos, tiene cubierta la mayoría de los aspectos relacionados con el cuerpo que pudiesen desencadenar una depresión. Pero si esta persona no tiene una razón de peso para levantarse de la cama por las mañana (dimensión espiritual) o está saliendo con personas demasiado críticas y/o negativas (dimensión emocional), es probable que esa persona caiga en depresión. La buena noticia es que hay un montón de cosas que tú puedes hacer para mejorar tu estado de ánimo y mantener a raya la depresión, permaneciendo en contacto con todas tus dimensiones: cuerpo, mente y espíritu.

1.- Duerme lo suficiente. La mayoría de las personas necesitan dormir entre 6-8 horas por noche. Cuando no duermes lo suficiente, tu cuerpo comienza a producir hormonas de estrés que pueden inclinarte a la depresión. Al dormir, el cuerpo realiza un proceso de desintoxicación, deshaciéndose de las células muertas y toxinas. Si este proceso no se hace, comenzamos a sentirnos lentos, débiles y fatigados.

2.- Deja de comer comida chatarra y esfuérzate por comer bien. Cuando no comes bien, tu cerebro no recibe la cantidad suficiente de minerales esenciales y vitaminas que necesita para funcionar adecuadamente, lo cual puede dar lugar a un montón de trastornos mentales. En particular, los niveles bajos de vitamina B se han relacionado con agitación, depresión y fatiga. Los niveles en el cuerpo de esta vitamina se agotan cada vez que comes alimentos hechos con harina blanca refinada, azúcar blanca, o te tomas una pastilla (incluso un antidepresivo).

3.- Pasa menos tiempo conectado. –WiFi, celular, radios, TV– todos estos dispositivos emiten vibraciones electromagnéticas que pueden causar estragos en las hormonas y en los neurotransmisores de tu cuerpo, manteniéndolo en un estado “estresado” que a la larga puede activar una depresión. Cuanto menos tiempo pases navegando, mejor te sentirás físicamente. Sé lo complicado que hoy en día esto nos puede resultar, pero una buena forma de abordar esta sugerencia es establecerte horarios, dejando tiempo para otras cosas importantes. Procura sobre todo desconectarte al menos una hora antes de ir a dormir.

4.- Haz ejercicio. Experimentos han demostrado que el ejercicio regular (30 minutos al menos, tres veces a la semana) es más eficaz que cualquier medicamento para superar la depresión y mantenerla alejada por mucho más tiempo, sin sus efectos secundarios.

5.- Escucha música y baila. Si la idea de practicar algún deporte o trotar no te apetece, entonces algo tan fácil como poner música en tu casa y comenzar a bailar puede resultar fantástico para elevar el nivel de tus endorfinas y subirte el ánimo inmediatamente.

6.- Reduce al mínimo el tiempo que pasas con gente negativa. Pasar mucho tiempo con este tipo de personas hace que la alegría se evapore muy rápido. Si quieres empezar a sentirte bien de nuevo acerca de la vida, deja de invertir tanto tiempo con personas que te dejan emocionalmente exhausto y sintiéndote terriblemente mal contigo mismo. Sé que es más fácil decirlo que hacerlo, pero si andas con gente positiva, alegre, feliz, que se esfuerza en ver lo bueno de la vida y en los demás, pronto comenzarás a sentirse mucho mejor, más optimista y consolado.

7.- Aprende el arte de decir «no». Nada arruina más rápido tu estado de ánimo que sentir que siempre tienes que anteponer las necesidades y deseos de otros a los tuyos. Si realmente te vas a sentir muy bien por ayudar a otro, ¡adelante! Pero si con frecuencia te dejas manipular y por culpa o vergüenza terminas haciéndole favores a los demás que no quieres hacer, tu alegría por vivir se irá evaporando. Todos tenemos límites, reconoce los tuyos y para de hacer “bondades” que te están llenando de frustración hacia ti mismo. Haz lo que felizmente puedes manejar y luego simplemente di ‘no’ a cualquier otra petición que venga en camino. Tu salud mental y tu felicidad están primero.

8.- Encuentra una razón para levantarte de la cama por las mañanas. Puedes ser multimillonario, un profesional exitoso o tener 50.000 amigos en Facebook, pero si no sabes cuál es el sentido de tu vida o lo que se supone que debes estar haciendo aquí abajo en el planeta, entonces realmente podrías comenzar a sentirte muy triste y deprimido. Si alguien te preguntara: ¿Cuál es el significado de la vida? ¿Qué te inspira?… ¿Qué le dirías? Averiguar la respuesta a esta pregunta es la mejor manera de mantener al margen la depresión.

9.- Habla con Dios regularmente. Anteriormente mencioné que las personas se deprimen por una razón. Una forma rápida de averiguar lo que está desencadenando tus depresiones y qué cambios debes iniciar para conseguir que se alejen es pidiéndole a Dios, a tu ser superior o a tu divinidad (como quieras llamarlo) que te muestren el camino hacia tu recuperación.

Una depresión no ocurre por casualidad, puede ser provocada por muchos diferentes factores relacionados con tu salud física, emocional y espiritual. Por eso se trata de que veas la enfermedad no como el enemigo a vencer, sino como una gran maestra que ha llegado a tu vida para mostrarte que algo tienes que cambiar, transformar o desechar. Solo así podrás vencerla de forma permanente y vivir una vida feliz, llena de bienestar y significado, como Dios lo tiene previsto para todos y cada uno de nosotros.

Si quieres aprender más sobre la depresión y del trabajo de Glenda Travieso, puedes visitar este enlace para conocer su libro Sanar es una elección, conoce tu depresión y aprende cómo superarla, de Ediciones Inspirulina.

 



Deja tus comentarios aquí: