Nuevos propósitos

¿Recuerdan mi primer post aquí en Inspirulina? 2012: Crecer desde adentro hacia afuera habla sobre reflexionar y de cómo la época de navidad es un buen momento para pensar y analizar cuáles cambios podemos hacer en nuestras vidas.

Si bien es cierto que la época navideña nos invita a ser más honestos con nosotros mismos, siempre he pensado que el momento en el cual uno cree que necesita un cambio es el preciso para realizarlo y, que no es obligado hacerlo solo el 31 de diciembre.

Muchas veces y debido a las complicaciones del día a día olvidamos esos lindos propósitos de fin de año y terminamos sumergidos en un montón de líos existenciales porque el año termina y no hemos cumplido con nuestras metas. Pero la verdad es que nunca es tarde para retomarlas y esta vez en serio.

Si tu noble intento de cambiar algunas cosas en tu vida se ha visto frustrado es momento de retomarlo y volver a intentarlo, lo primero que debes hacer es saber por qué no has conseguido tus metas, qué te falta y cuál es el principal obstáculo.

propositos-ano-nuevoUna vez que tangas estas respuestas, debes buscar qué necesitas para superar esa complicación. Recuerda, si encuentras un muro en tu camino ¡Derrúmbalo! Es muy importante tener claro lo que realmente necesitamos, no podemos esforzarnos por tonterías, ni de gratis ya que aunque tenemos un año para cumplir con nuestros propósitos no tenemos todos los días exclusivos para eso y debemos tener límites y establecer prioridades.

Para establecer prioridades puedes hacer una lista de los beneficios que tendrás cuando cumplas con tu meta, algo así como el pro y el contra de cada propósito, esto te ayudará a precisar mejor tus objetivos y a distribuir tu esfuerzo, además sabrás lo que está por venir, si no conoces la meta no puedes llegar a ella.

Otro factor importante es reservar tiempo, ya sabemos desde el principio del post que el día a día nos consume buena parte del tiempo y es la razón principal por la que no hemos cumplido con nuestras metas, empieza por intenciones sencillas, y dedícale tiempo de calidad a tu proyecto. Eso sí, no uses ese tiempo para otras cosas, no olvides la prioridad.

Al final lo que cuenta es que siempre tengas presente tus metas, es primordial enfocarse en pocos objetivos pero eso sí, muy claros, esa es la clave para alcanzarlos y por supuesto la actitud que tengas para consolidarlos.

¿Cuáles de tus propósitos ya cumpliste?



Deja tus comentarios aquí: