Nunca es tarde

Nunca es tarde

Hay veces en las que miramos atrás y sentimos una especie de carga. Más todavía si sabemos que el tiempo pasa muy rápido y que hay cosas que no queremos que se vayan. Somos casi duchos en acumular pesares y dolores.

Pero ¿y si tomamos conciencia de que, precisamente porque el tiempo pasa, es hora de asumir que nunca es tarde para celebrar la vida, el amor, las oportunidades que nos llegan, y lo más importante, lo que se nos ha dado?

Sin más rodeos, te presentamos una lista de cosas para las que nunca es tarde.

  • Nunca es tarde para amarnos a nosotros mismos.
  • Nunca es tarde para asumir el valor que tiene nuestra sexualidad, y que tenemos el derecho de expresarla libremente.
  • Nunca es tarde para comenzar ese curso o esa actividad que siempre nos negamos por ser muy “rara” o “loca”. Toma ese curso de danza árabe, de magia, de pintura, teatro  ¡ya!
  • Nunca es tarde para decirle a un amigo que lo amamos. Sí, a los amigos se les ama, y se les puede decir con total normalidad.
  • Nunca es tarde para deshacerte de todas esas cosas que tienes en tu clóset, que no son sino acumulación de polvo y espacio. Los verdaderos recuerdos perduran en el corazón.
  • Nunca es tarde para decir la verdad. A quien sea y como sea. Es liberador. Siempre con respeto y actuando con amor.
  • Nunca es tarde para dejar ir. Dejar ir los rencores, las cargas, los dolores. También es liberador.
  • Nunca es tarde para asumirnos como somos. Nuestro gran trasero, nuestro cabello rebelde –o la ausencia de cabello-; cada quien es único y perfecto como es. Asumir eso es un gran paso para encontrar la armonía entre las personas.
  • Nunca es tarde para aprender a divertirnos. Todos tenemos un niño adentro que nunca se ha ido. Hemos aprendido a hacerlo dormir ¡Despiértalo! Juega, ríete en solitario, es cuestión de abrir nuestra mente.
  • Nunca es tarde para aprender que somos pequeños. El ego es uno de los mayores enemigos –cuando se desboca-. Somos mínimos, estamos de paso: tomar conciencia de esto hará que los problemas que creemos tener pierdan peso.
  • Nunca es tarde   para dejar de castigarte por lo que hiciste o no hiciste. Hoy es un nuevo día, y mañana también.

Esta lista es sólo un comienzo, y sabemos que nos quedamos cortos. Agrega tus aportes en la sección de comentarios y no dejes que el bienestar se escape de tu vida.



Deja tus comentarios aquí: