Obesidad y Sedentarismo: ¿Qué fue primero, el huevo o la gallina?

Siempre se ha dicho que para bajar de peso hay que “comer menos y hacer más ejercicio”. De allí se deduce que la gente que tiene sobrepeso o sufre de obesidad come demasiado y es sedentaria o, en otras palabras, es glotona y floja.

Pero ¿qué tal si comenzamos a pensar diferente?

La mayoría de la gente y expertos de la salud piensan que la obesidad es consecuencia del sedentarismo. Un nuevo estudio viene a contradecir esa idea.

El estudio en cuestión, realizado por investigadores alemanes, fue presentado el pasado 18 de mayo de 2015 en el Congreso Europeo de Endocrinología, y en él hicieron un test de lo más interesante para evaluar las habilidades de coordinación motora de personas obesas.

El test consistía en hacer balancear un péndulo de forma sincronizada con el movimiento oscilante de una pelota que salía en una pantalla, o con una señal de audio que se movía del oído izquierdo al oído derecho. Y lo que encontraron es que las a personas obesas les costaba sincronizar su péndulo con la señal visual o de audio, mientras que personas no obesas lo hacían con mucha más precisión.

Este resultado evidenció que a las personas obesas les falta coordinación motora. El Dr. Johann Issartel, autor del estudio, explicó estos resultados con una analogía: si se tratase de un baile, las personas obesas estarían bailando fuera de ritmo.

¿Y qué tiene qué tiene que ver con el sedentarismo el hecho de que las personas obesas sean malos bailarines? Pues fíjate que mucho.

Para empezar, una falta de coordinación motora puede hacer que actividades tan simples como amarrarse los zapatos o abotonarse la camisa se vuelvan tareas súper difíciles. Te imaginarás lo que eso puede significar en tu estado de ánimo y tu calidad de vida si cada vez que vas a hacer pequeñas cosas obvias de tu día a día sientes que te cuesta un montón y que eres “torpe”, “incapaz” o “incompetente”. Ya por ahí una persona con este tipo de problemas estará menos dispuesta a hacer ejercicio, que todos sabemos que requiere motivación y esfuerzo.

Luego, para hacer ejercicio usualmente necesitamos usar mucho nuestra coordinación. Ya sea alternando movimientos de las piernas, movimientos de los brazos, o movimientos de brazos y piernas, tronco con extremidades, parte superior con parte inferior… ¡Nada más el hecho de caminar requiere este tipo de coordinación! Ni hablar de trotar, montar en bicicleta, hacer saltos de estrella (jumping jacks), o una aparentemente inocente clase de Zumba. Una persona a la que le falta coordinación motora se va a sentir como cucaracha en baile de gallinas en una clase colectiva en la que realizar movimientos al ritmo de la música es el centro de la diversión.

Y eso desmotiva. Mucho. Sin contar con que una persona que carga un pocotón de kilos de más tiene mayor dificultad de movimiento en general, debido a que tienen las articulaciones lastimadas (por el exceso de peso y por la inflamación interna asociada), tienen que realizar un esfuerzo muy grande para movilizar todo ese peso, y el hecho de ser voluminosos les limita la amplitud de movimiento.

¿Todavía crees que la gente obesa es sedentaria por floja?

El estudio que te estoy contando hoy sugiere justamente lo contrario. Quizás no es el sedentarismo el que produce la obesidad, y no se trata de que la gente obesa sea floja. Quizás el sedentarismo es una consecuencia de las dificultades motoras que están asociadas con la obesidad.

Es hora de cambiar nuestra percepción de la gente obesa y con sobrepeso, y dejar de culparles exclusivamente por su condición. No se trata de personas torpes, flojas y glotonas. Se trata de personas que sufren una serie de dificultades reales y que necesitan ayuda y empatía, no juicios y discriminación.

Fuente del estudio: http://www.sciencedaily.com/releases/2015/05/150518191602.htm



Deja tus comentarios aquí: