Orgasmo intelectual ¿Cómo conseguirlo?

Para muchos es conocido el término orgasmo como un momento de placer extremo, y tener ese tipo de placer a nivel intelectual no significa que es el momento en que nos recordamos de aquella foto sexy de nuestro artista o actor favorito, ¡no!

El orgasmo intelectual es un estado de la mente, es ese momento cuando te encuentras emocionado desarrollando ideas creativas que van apareciendo en tu mente a medida que buscas una solución a una situación. O también es común cuando estás escuchando o viendo una información que te parece interesante y que encaja muy bien con tus pensamientos y creencias. Por ejemplo en este momento que estoy escribiendo este artículo estoy comenzando a sentir la sensación que voy a tener ese orgasmo, intenso y profundo, que me puede hacer brillar mis ojos, colocar una sonrisa tenue y plácida en mi boca, que me hará suspirar de vez en cuando y relajará mi cuerpo por unos segundos y otros segundos serán tensos como cuando se acerca el clímax.

Le voy a contar una experiencia real que tuve cuando realicé mis estudios de Doctorado en Educación. Yo me encontraba en un auditorio escuchando a un famoso científico y escritor de varios libros que había sido invitado esa mañana. Su aspecto físico no inspiraba ningún tipo de orgasmos a primera vista, su barba larga y descuidada y una gran cantidad de cabello que salía de sus orejas no eran nada sexy. Pero su información era extraordinaria, él lograba que mi mente se recreara entre los laberintos de preguntas y respuestas que siempre había tenido. Y en un momento en medio de la sesión él comienza a hacer preguntas al azar de porque estábamos tomando un Doctorado de Educación. Entre las primeras respuesta estaba un profesor universitario que contestó: “Es parte del título que necesito para que me suban de nivel y por ende mi salario”. Otro contestó que era el Director de un departamento de Aprendizaje y requería más conocimientos para ejercer dicho cargo, otros se querían jubilar con más salario, en fin una serie de respuesta obvias.

Yo era la persona más joven del salón y por más que trataba de bajarme de mi silla para no ser tocada por el azar, la pregunta me tocó a mí.

Y peor aun fue cuando lo primero que me pregunto fue: “qué profesión tienes”, y contesté Ingeniero, y la frase típica que siempre me dicen -“Y ¿qué hace un ingeniero aquí?”-.

Y mi respuesta fue: “disfrutando de orgasmos intelectuales”.

El salón completo puso los ojos en mí y tuve que seguir la explicación pues ya muchos caballeros me estaban mirando, como diciendo “hablamos a la salida jajaja”.

Pero expliqué que la mente lógica y mecánica que puede tener un ingeniero muchas veces se siente atraída entre los revoloteos no lógicos de la filosofía y la psicología. Le explicaba que no iba a tener aumento de sueldo, ni posición universitaria ya que manejaba mi empresa propia, pero que realmente andaba buscando conocimientos, y para mí era un placer obtenerlo.

El placer de tener este tipo de orgasmos, lo podemos conseguir cuando realmente sentimos pasión por lo que hacemos, es cuando tu mente consciente esta atenta con todos los sentidos en los que estas viviendo y haciendo.

El punto está más allá de prestar atención, muchas personas van a la cama a tener sexo y creen tener un orgasmo porque el hombre ha eyaculado o porque la mujer sintió ese espasmo en su cuerpo que le detuvo la respiración por un momento y listo, ya se hizo. Eso puede ser parte, pero cuando estamos conscientes de nuestros sentidos, junto con la mente, el cuerpo y el alma. Es allí cuando tú dices me sentí “en la gloria”.

Esa sensación la podemos experimentar mientras comes, hablas con tus amigas, juegas con tus hijos, hablas con tus padres. Que divino es que cada momento estemos buscando orgasmos. ¿Se imaginan cómo cambiaría el mundo? Imagínate cuando alguien en un restaurant está preparando la mesa para que te sientes y esa persona está tan feliz y valorando su trabajo y sintiendo el aroma del lugar, el ruido de la gente y los platos, la sonrisa que ella aporta a los clientes y por consecuencia el cliente se sonríe. Y si el cliente también habrá leído este artículo y sentirá el placer del lugar, saboreará su bebida, se alegrará del día lluvioso o soleado, pues para alguien que tenga orgasmos intelectuales tiene la capacidad de disfrutar cualquier situación.

Te invito a practicar esta terapia de orgasmo que te permite mantener una vida más sana, recuerda que al final del camino todos llegamos al mismo lugar, la diferencia es el tipo de camino que tú co-creas pues sólo tú eres responsable de tu felicidad.



Deja tus comentarios aquí: