Paquete #3: cine, solidaridad y paz

Hacer cine no es fácil. Puede ser emocionante, apasionante, divertido, un reto creativo, pero fácil no es… y barato tampoco.

En mi vida he tenido la gran oportunidad de trabajar en cine y de conocer gente cuya vida parece estar guiada por esa luz mágica que sale del proyector pero que en realidad les sale del alma. Algunos tan cercanos como mi hija Gabriela. Y si pudiera encontrar un punto en común en todos los proyectos que he conocido, es que han sido de bajo presupuesto pero altísimos niveles de pasión.

paquete3

Ese también es el caso de Alfredo Hueck, un cineasta venezolano cuya pasión por el cine lo llevó desde muy joven a realizar cortometrajes durante las vacaciones, con sus ahorros, equipos prestados y una pequeña ayuda de los amigos.

En 2005, gracias a una beca que ganó por su cortometraje «YBI-173», Alfredo comenzó a escribir el guión de su primer largometraje: Paquete #3. Una vez terminado pasó a la siguiente etapa, la búsqueda de financiamiento, pero fue considerado «demasiado ambicioso» para Latinoamérica. Después de 4 años tocando puertas y unos cuantos NO, Alfredo decidió lanzarse a la aventura del cine independiente, contando con un equipo de gente de primera que cree en la pasión, en Paquete #3 y en la paz.

Porque éste no es un largometraje más, es parte de la campaña Misión Ni Una Bala Más que lucha contra la violencia que ha tomado las calles de Venezuela. La campaña cuenta con el apoyo de Amnistía Internacional y de otros movimientos venezolanos que promueven la paz y el control de armas y municiones. De hecho, una de las metas es donar una parte de cada entrada de cine a la campaña Basta de Balas de Amnistía Internacional Venezuela.

Paquete3-2

El trabajo está casi listo. Faltan unos pequeños toques, pero como les dije, el cine es caro y más si no se cuenta con el financiamiento de una gran casa productora o de un ente de apoyo cinematográfico. Pero para eso está la gente que sí cree. Necesitan 40.000 dólares para completar una de las partes más importantes del proceso, la post-producción de sonido que incluye el diseño sonoro, mezcla de sonido y una licencia Dolby Digital.

Así que si siempre quisiste ser parte de una película, quieres apoyar la causa, o simplemente quieres ayudar a Alfredo con su sueño, aquí tienes la oportunidad. Entra a Indiegogo lee los detalles de la historia, conoce los personajes, ve el demo y colabora con lo que puedas… quién sabe, ¡hasta podrías llegar a ser Productor Ejecutivo! Y lo más importante, estarías apoyando la Misión Ni Una Bala Más y la campaña Basta de Balas.



Deja tus comentarios aquí: