Para ganar la batalla

En un mundo donde, las personas cada vez se encuentran evocando la soledad sin compartir una sonrisa.
Es cierto que, a veces, la soledad no se elige sino que viene impuesta por circunstancias externas.

¿Cómo transformar esta soledad en una compañía emocional?
Me encuentro con un elemento en común, independientemente de lo que pretende la persona que lo inicia, el factor vincula la soledad…Es el miedo….Sí miedo a vivir, miedo a volar con tus propias alas, miedo a tomar las riendas de tu vida en tus manos, miedo a soñar, miedo a a arriesgarte….a lo peor o a lo mejor pero miedo al fin.
En un mundo intercomunicado, la capacidad de compartir su historia, sus vivencias se anula.
Una soledad que nos llena de vacío, que incrementa, la tristeza que nos atrapa en el oscuros desván del silencio interior, eterno compañero del camino…
Me preguntarás ¿Cómo puedo huir de esta soledad ?
Al fin y al cabo es la consecuencia última de las acciones de vida…Y a los miedos hay que ganarles, y a las razones hay que abandonarlas.
Para ganar la batalla a la soledad, hay que activar la valentía y la comprensión.
Para continuar acto seguido con tu historia, tú eres el héroe de tu vida, tienes una historia que contar, con una gran trama, con un montón de anécdotas, con momentos de fracasos, pero también de éxitos, una historia llena de matices y de emociones. Comprártelo
Una sonrisa. que todo el mundo entiende, y que a todos engrandece el corazón y abre las puertas de todas las almas.
Es el símbolo de la amistad, da reposo al cansado y anima al deprimido.
No puede comprarse, ni dejarse, ni robarse, porque no tiene valor hasta que se da.
Y si alguna vez encuentras a alguien que no sabe dar una sonrisa: sé generoso, sonríe

Porque nadie tiene tanta necesidad de una sonrisa como aquella persona que no sabe darla a los demás.

DANIELA MIJARES
2016



Deja tus comentarios aquí: