Para las mujeres: Cómo encontrar el perfecto equilibrio entre la vida familiar y el trabajo

Bueno, eso de “perfecto” equilibrio en este campo, es mucho decir. Digamos entonces que queremos encontrar solo un equilibrio entre ambos mundos, que forman parte esencial de nuestra vida. Nuestras bisabuelas no tenían este problema; ellas se dedicaban al hogar y a criar a los hijos  y los hombres a producir para mantenerlos. Pero con la incursión de la mujer en el campo laboral y el rompimiento de muchos mitos acerca de que la mujer se realiza solo con la maternidad o por el contrario, solo con el éxito profesional, nos encontramos en el dilema de que necesitamos ambas para realizarnos completamente. Y también necesitamos hobbies y muchas cosas más, pero eso es tema para otros artículos.

La buena noticia es que sí es posible lograr conciliar ambas cosas, sin perder la cabeza en el camino.

  • Organiza el buen cuidado de los niños: Esto es una absoluta prioridad. Ya sea con una niñera de confianza o en una guardería si son pequeños, tener la seguridad de que tus hijos están protegidos y en buenas manos te dará la confianza para concentrarte en tus actividades laborales.
  • Mantente en contacto: Es importante mantener abiertos canales de comunicación entre tu casa y el trabajo, de tal manera que puedan encontrarte fácilmente en caso de necesidad.
  • Cumplir con las fechas importantes: Aunque tengas muchas obligaciones en el trabajo, debes estar presente en los eventos importantes de tu familia como cumpleaños, graduaciones, el primer recital de piano, el primer juego de béisbol. Puede que después tengas que trabajar hasta tarde pero también estarás muy satisfecha por tener grandes recuerdos con tus seres queridos.
  • Que el tiempo que pasen juntos sea de calidad: Tal vez debas estar ausente la mayor parte del día, pero asegúrate de que el tiempo que pasen juntos sea de calidad. Escucha sus necesidades, ayúdalos con sus proyectos, interésate en sus actividades.
  • Mezcla los negocios con el placer: No siempre se puede, pero en algunas ocasiones es bueno integrar a tu familia a tu trabajo. Haz que te visiten en tu oficina esporádicamente, preséntalos a tus compañeros de labores. Si realizar muchos viajes por negocios, llévalos a alguno, sobre todo si el lugar de destino es agradable para ellos. Aunque no puedan pasar todo el tiempo juntos, ellos podrán aprovechar el viaje para divertirse y conocer nuevos sitios.


Deja tus comentarios aquí: