Para sanar un corazón herido: palabras de resolución

Para sanar un corazón herido: palabras de resolución

Abro mi corazón porque soy merecedor de amor.

Abro mi corazón para decir: “te amo, mamá. Te amo, papá. Gracias por darme la vida”.

Abro mi corazón para decirle sí a la vida y aceptarla tal cual es.

Abro mi corazón como acto de generosidad y tener la certeza de que no hay nada que temer.

Abro mi corazón porque es mi mejor maestro.

Abro mi corazón para sanar y dejar en el pasado todos mis sufrimientos.

Abro mi corazón como oportunidad para crecer y ser mejor persona.

Abro mi corazón porque todo es perfecto.

Abro mi corazón para aceptar lo bueno, lo malo, lo acertado y lo equivocado. Sin juicios.

Abro mi corazón para reconocerme, respetarme, amarme y aceptar mis imperfecciones.

Abro mi corazón para encontrar mi equilibrio emocional dejando que fluyan todos mis sentimientos y emociones.

Abro mi corazón para dar y recibir amor puro, perfecto e incondicional.

Abro mi corazón deseoso de dar lo mejor, y así yo pueda vivir en paz.

Abro mi corazón para abrazar mi sombra y todas mis miserias humanas.

Abro mi corazón para concientizar y agradecer lo vivido.

Abro mi corazón para atender mis necesidades y expresar con libertad todo lo que siento.

Abro mi corazón para sanar a mi “yo niño”, mi “yo adulto” y mi “yo padre”. Sí. Merezco la felicidad.

Abro mi corazón para aceptar que no necesito ser perfecta/o para ser amada/o.

Abro mi corazón para ayudar a otros.

Así es siempre. Gracias, Divinidad. Amén.



Deja tus comentarios aquí: