Pasos sencillos para hacer yoga en casa

¿Podemos practicar yoga en casa solos? ¿Qué necesitamos para hacerlo? ¿Nos haremos daño si no tenemos un instructor de yoga cerca? Si quieres empezar a practicar yoga y es tu primera clase, es normal que tengas un montón de dudas en tu cabeza. Lo más importante para empezar a practicar yoga en casa, es querer hacerlo realmente. Al principio te va a costar, ya que practicar yoga requiere una constancia, pero poco a poco lograrás sentir tu respiración, la calma y la paz de cada postura, que te engancharán rápidamente a practicar esta filosofía tan bonita.

Por este motivo, en el siguiente artículo de hoy voy a hablarte de los 7 pasos esenciales que debes seguir para empezar a practicar yoga en casa:

1. Márcate pequeños objetivos: ten claro cuál va a ser tu rutina y asegúrate que sea alcanzable según el tiempo del que dispones para realizar tu práctica de yoga. Puedes probar con series de posturas más cortas si dispones de poco tiempo, o con series más largas si tienes más tiempo para dedicarte a ti misma.

2. Busca un lugar cómodo:  para hacer yoga en casa no necesitas un gran espacio, con un espacio suficientemente espacioso basta. Debes asegurarte de que sea un espacio libre de distracciones, tranquilo, limpio y ventilado. Puedes ambientar el lugar con algunas velas o incienso.

3. Usa ropa cómoda: puedes llevar ropa holgada para que puedas mover mejor todas las articulaciones de tu cuerpo. Puedes descalzarte y quitarte los calcetines y de ese modo podrás sentir mejor el suelo, ser más consciente y evitarás resbalar.

4. Cómprate una esterilla de calidad: puedes poner una manta o una toalla en el suelo para que te proporcione un buen apoyo y comodidad para practicar tus posturas de forma segura, pero te aconsejo que te compres una esterilla de yoga. La esterilla de yoga es algo muy personal que recibe toda la energía de una práctica y nos ofrece una mejor tracción mientras realizamos las posturas. Además, puede mejorar tu equilibrio y te proporciona una capa aislante del suelo, que en ocasiones puede estar frío.

5. Pon atención a tu respiración y escúchate: acompaña y coordina la práctica de tus posturas con la respiración. No intentes ir demasiado rápido, ni demasiado lento, simplemente escúchate y adapta tu respiración a tus capacidades físicas. No dejes que la respiración te controle, sé tu quien la controles a ella.

6. Haz tu práctica con el estómago vacío: te recomiendo que esperes alrededor de unas 3 horas después de comer para empezar con tu práctica de yoga. Hacer yoga sin alimentos en tu estómago te permitirá sentirte más ligero y evitarás mareos u otras consecuencias de hacer ejercicio justo después de comer. Te aconsejo que tomes agua 15 minutos antes de empezar tu rutina y si te sientes hambrienta, puedes tomar fruta, beber algún zumo o infusión hasta una hora antes de la práctica.

7. Enfría tu cuerpo: así como en el inicio de tu práctica calentabas tus músculos para prepararlos, debes hacer un “enfriamiento” al final de tu rutina para que tus niveles cardiovasculares vuelvan a su estado normal. Termina tu sesión de yoga con una relajación en la postura de Savasana, recomendada para restablecer tu respiración y circulación.

postura de yoga

¿Quieres saber cuál es mi consejo para ti? Debes recordar que no es necesario forzar tu cuerpo, solamente céntrate en escucharte y dedicarte un tiempo para ti. Disfruta de tu práctica como un viaje de autoconocimiento, conciencia y amor. Cada sesión de yoga, cada postura de yoga y cada profesor de yoga es diferente, y con ellos experimentas siempre nuevas emociones y sensaciones.

¡Anímate a probarlo y cuéntanos qué tal la experiencia!

 



Deja tus comentarios aquí: